Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno denegó en 2002 la mitad de las becas a alumnos desfavorecidos

El Ministerio de Educación concedió 15.180 ayudas de las 30.298 propuestas por la Junta

Las familias andaluzas con menor poder adquisitivo han sido las más perjudicadas por los cambios introducidos por el Ministerio de Educación en la normativa de concesión de becas compensatorias para las etapas posobligatorias. Según los datos del pasado curso, de las 30.298 solicitudes de becas propuestas por las delegaciones de Educación, el ministerio sólo concedió 15.180, cifra que supone la mitad de las solicitudes aprobadas por la Consejería de Educación.

Estos datos, que han sido contrastados con la Consejería de Educación y Ciencia, ofrecen un balance de pérdidas en este concepto de unos 22 millones de euros para Andalucía, que, por el número de alumnos, acapara el 32% de las ayudas compensatorias que concede el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) para las enseñanzas posobligatorias (bachillerato, ciclos formativos y educación de régimen especial).

Esta importante disminución en el número de becas compensatorias concedidas a estudiantes andaluces se produce después de que el Ministerio de Educación introdujese de repente el pasado mayo una serie de variaciones en la orden que regula la concesión de las becas compensatorias.

Hasta el curso 2000-2001, todas las familias cuyos ingresos se situaran entre los umbrales definidos como de 'renta baja' -entre los 2.253 euros de las familias de un miembro y los 16.269 de las familias de ocho miembros- podían solicitar una beca compensatoria para un hijo que hubiera nacido antes del 1 de enero de 1986, ayuda que le era concedida. Sin embargo, esta orden ministerial fue modificada el pasado curso 2001-2002 mediante una carta que remitió la Subdirección General de Becas y Promoción Educativa del MEC a las delegaciones provinciales de Educación de todas las comunidades autónomas del país.

En esta carta, se insta a las delegaciones provinciales a acotar la concesión de estas becas compensatorias 'únicamente a los colectivos preferentes enumerados en el artículo 4.2 de la orden ministerial'. Dentro de estos 'colectivos preferentes' se encuentran aquellos estudiantes que pertenecen a una familias cuyo 'sustentador principal es minusválido o desempleado', en caso de ser 'huérfano absoluto' o 'hijo de padre o madre soltero o divorciado', entre otros.

Fuera de plazo

Esta modificación fue introducida el pasado 28 de mayo de 2002, fecha que se encuentra fuera del plazo fijado por el propio Ministerio de Educación para resolver si se concedían o no las ayudas solicitadas, plazo que concluía el 31 de abril de 2002. Este cambio sobre la marcha de la orden ministerial perjudicó a aquellas familias más desfavorecidas que, aún cumpliendo los requisitos de renta baja anteriormente citados y habiendo entregado dentro de plazo su solicitud de beca, no se encontraban dentro de alguno de los colectivos preferentes recogidos en la orden ministerial.

Otra de las modificaciones introducidas por el Ministerio de Educación, que justificó estos recortes alegando que se había acabado el presupuesto, ha sido la supresión de la prórroga automática de la beca para aquellos alumnos que la obtuvieron en el primer curso. De esta forma, un estudiante de primero de bachillerato, nivel que consta de dos cursos, se ve obligado a presentar de nuevo su solicitud de ayuda al año de haberle sido adjudicada la primera por cumplir los requisitos fijados por el Ministerio de Educación.

La cuantía de las becas compensatorias para este curso oscilan en enseñanzas medias entre los 2.100 euros para los alumnos de FP y los 1.077 para los de bachillerato. Para los estudiantes universitarios, la beca es de 1.802 euros. En los dos últimos cursos, el número de universitarios andaluces que obtuvieron una beca compensatoria se redujo en 3.075 alumnos, pasando de los 15.138 que contaron con esta ayuda en el curso 2000-2001 a los 12.063 del pasado, lo que supone una reducción del 20%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de septiembre de 2002