Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ana M. Moix reedita toda su obra narrativa

La autora abre la nueva etapa de Lumen

Ana María Moix (Barcelona, 1947), convencida de que no se debe publicar nada que no merezca la pena porque 'los libros cuestan demasiados árboles', ha roto su silencio editorial de ocho años con 10 relatos recogidos en De mi vida real nada sé (Lumen). La nueva obra coincide con el lanzamiento de la Biblioteca Ana María Moix, en la que se reeditará la narrativa completa de la escritora catalana.

Contenta de ser 'rescatada' para un nuevo público dice que 'casi me hacen más ilusión las reediciones que el libro nuevo' y lamenta que 'las numerosas novedades literarias que se publican invadan las librerías sin apenas dejar espacio para que los lectores tengan a mano obras consagradas'.

Durante ocho años la narradora, poeta y ensayista no ha publicado ningún libro, algo que ella considera normal: 'No es nada extraño en mí. Eso de tener que publicar cada año un libro para mantener un nombre es uno de los peajes que paga la cultura de hoy en día, un mundo cultural que se ha entregado de forma brutal a las leyes del mercado'. Ana María Moix explica que durante ese tiempo, en el que ha estado realizando otro tipo de trabajos, no tenía nada que decir, 'no tenía mucha necesidad de publicar o terminar una obra que me hiciera sentir bien'.

La escritora catalana inaugura con la Biblioteca Ana María Moix -compuesta por De mi vida real nada sé, Vals negro, Las virtudes peligrosas, Walter, ¿por qué te fuiste?, Ese chico pelirrojo a quien veo cada día y Julia- la nueva andadura de la editorial Lumen. La editora literaria, Silvia Querini, se ha marcado como objetivo 'rescatar la obra de escritoras tan prestigiosas como Virginia Woolf y descubrir autores noveles que no desentonen'.

Las seis obras que se han editado han sido revisadas y corregidas por Ana María Moix. 'He cambiado cosas que con el tiempo he considerado que podrían mejorar la obra. Mi estilo actual es más distante, irónico y mordaz, y menos meláncolico que cuando escribí Julia'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de septiembre de 2002