Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un general croata se atrinchera para no entregarse a La Haya

Sentado en su sala de estar, pistola en mano, el general y ex jefe del Ejército croata Janko Bobetko, de 83 años, aseguró ayer que abrirá fuego contra cualquiera que intente apresarlo y que de su domicilio en Zagreb sólo podrán sacarlo muerto.

Ésa fue la reacción del militar más carismático de Croacia tras serle confirmado que el Tribunal Internacional Penal para los crímenes de guerra en la ex Yugoslavia de La Haya lo considera responsable de crímenes de guerra. El jueves por la tarde, la oficina del Tribunal Internacional en la capital croata entregó al Gobierno la orden de captura del general Bobetko, tras una jornada de tensos debates en el Parlamento sobre la colaboración gubernamental con La Haya.

Bobetko fue jefe del Ejército croata desde abril de 1992 hasta julio de 1995 y dirigió varias acciones militares que liberaron, como en Dubrovnik, sectores ocupados por el Ejercito yugoslavo y las fuerzas paramilitares serbias. En una de esas acciones, ocurrida el 8 de septiembre de 1993, en el área de Medacki Dzep, en la zona montañosa de Lika, las fuerzas croatas arrasaron varios pueblos de serbios y asesinaron a varias decenas de civiles. El general Bobetko nunca mandó investigar los crímenes ni sancionó a los responsables.

El anciano jefe militar fue un destacado protagonista de la lucha partisana liderada por Tito y, como antifascista decidido, su posición en la escena politica croata es clave porque logró que la derecha croata lo convirtiera en su abanderado. Los herederos políticos del fallecido presidente Franjo Tudjman sostienen que La Haya y los traidores del Gobierno de coalicion, liderado por el socialdemócrata Ivica Racan, están apuñalando el orgullo de la nación croata.

Ayer por la tarde, atajando una crisis política sin precedentes, Racan cedió ante la embestida de la oposición y de las organizaciones de ex combatientes y devolvió el documento a La Haya. El vicepresidente del Gabinete, Goran Granic, en un claro desafio al Tribunal de La Haya, declaró: 'La acusacion para el Gobierno no existe'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de septiembre de 2002