Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nacionalistas macedonios sufren una severa derrota electoral

El triunfo arrollador de la alianza opositora Juntos por Macedonia, encabezada por la Unión Socialdemócrata de Macedonia (SDSM) y de la Unión Democrática para la Integración (DUI), del ex jefe de la guerrilla albanesa Alí Ahmeti, plantea el problema de decidir si los alzados en armas hace poco más de un año entrarán en el futuro Gobierno. Al mismo tiempo, las elecciones del domingo en Macedonia se consideran un modelo para todos los Balcanes. En poco más de un mes se celebran elecciones en Serbia, Bosnia-Herzegovina, Montenegro y Kosovo.

Las dimensiones del triunfo de la coalición opositora entre los macedonios eslavos puede traer quebraderos de cabeza. Si las primeras estimaciones se confirman, Juntos por Macedonia podría alcanzar 61 escaños. Esta cifra supone la mayoría absoluta de los 120 diputados del futuro Parlamento. Esto permitiría a la coalición de partidos dirigida por los socialdemócratas incluso prescindir de los partidos albaneses en el futuro Gobierno. Esto no lo desea nadie y mucho menos la comunidad internacional, que puso toda la carne en el asador para finalizar la guerra hace 13 meses.

Los albaneses tienen que entrar en el futuro Gobierno. Esto plantea un difícil problema al dirigente socialdemócrata Branko Crvenkovski, un ingeniero de 40 años que, cuando tenía sólo 29, el jefe de Gobierno más joven de toda Europa, ya fue primer ministro de Macedonia de 1992 a 1998. La solución más racional para un futuro Gobierno sería una coalición con la DUI de Ahmeti, el partido albanés más votado en torno a un 12% y que podría llegar a contar con 18 diputados. No obstante, llevar al Gobierno a los que hace año y medio estaban con las armas en la mano es un sapo difícil de digerir para los votantes macedonios que todavía califican de 'terrorista' y 'separatista' a Ahmeti y los suyos.

Imagen fortalecida

Al margen de reflexiones y especulaciones sobre la futura coalición de Gobierno, Macedonia ha salido fortalecida de unas elecciones celebradas bajo la tensión de los incidentes armados y el goteo de muertos de las últimas semanas. La Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) extendió ayer un certificado de limpieza democrática al país. El jefe de la misión de los 869 observadores de la OSCE, la mayor jamás enviada a unas elecciones, Kimmo Kiljunen, declaró ayer en Skopje: 'Macedonia ha aprobado el examen' y 'las elecciones alcanzaron niveles internacionales'.

El diplomático español Álvaro Sebastián de Erice, de la misión de la Unión Europea destacada en Macedonia, comentó que las elecciones del domingo 'han colocado muy alto el listón y son un ejemplo para los países que en las próximas semanas acuden a votar en la región'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de septiembre de 2002