Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE reclama al PP medidas más ambiciosas para acabar con la violencia de género

Los socialistas apoyarán el plan de ayuda a las víctimas, aunque lo creen 'insuficiente'

La violencia de género en España, y particularmente en la Comunidad Valenciana, que la lidera, se ha convertido en un problema de Estado que requiere soluciones integrales. Así lo dijo ayer en Alicante, una de las provincias españolas con más incidentes de violencia doméstica, el portavoz del grupo parlamentario socialista, Jesús Caldera. El PSOE apoyará las medidas de ayuda a las víctimas de malos tratos propuestas por Eduardo Zaplana, aunque las considera 'insuficientes'. Caldera pidió al ministro que 'se deje de tanta foto' y desarrolle propuestas más ambiciosas.

El portavoz del grupo parlamentario socialista, Jesús Caldera, anunció ayer en Alicante, donde se reunió con una representación de asociaciones de mujeres, que su partido apoyará las medidas propuestas por el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Eduardo Zaplana, para apoyar a las víctimas de la violencia doméstica, aunque las consideró 'insuficientes'.

Caldera, quien lamentó que Zaplana no estuviera presente el martes pasado en el debate parlamentario sobre la proposición de Ley Integral contra la Violencia de Género de los socialistas, aseguró que su formación apoyará cualquier medida que favorezca el que no muera una mujer. Y lo hará, dijo, aunque éstas sean 'insuficientes' y 'no sirvan para acabar con esta situación, ni con la coacción ni con el asesinato de mujeres españolas'. Zaplana dijo sobre la proposición socialista que no se podía aplicar por ambiciosa.

'Sí se puede aplicar y se debe aplicar; o ¿es que debemos abandonar la ambición de acabar con esta violencia?', se cuestionó Caldera. 'Nunca un poder público debe abandonar esta ambición, jamás, y por lo tanto nos gustaría que este problema se tratara como una cuestión de Estado', agregó.

El portavoz parlamentario aseguró sentirse 'defraudado' ante la actitud del ministro, porque 'está demostrando que no quiere consenso'. 'Zaplana debe dejarse de tanta foto y presentar medidas más ambicionas', dijo. Además, acusó al ex presidente de la Generalitat de 'copiar' algunas de las medidas propuestas en la proposición de ley socialista. Caldera recordó que 'un par de planes contra la violencia de género' que aprobó el Gobierno 'han fracasado', lamentó que 'el problema se acentúa y las cosas van a peor'. Luego, en rueda de prensa, se detuvo en extractar las medidas del PSOE, centradas en actuaciones educativas, en publicidad, en ayudas económicas y de apoyo a las víctimas y en formación específica de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Por su lado, Leire Pajín, secretaria socialista de relaciones con las ONG, resaltó que la Comunidad encabeza el número de víctimas de malos tratos. 'Sólo en este año van 11, y el número de denuncias por malos tratos en la comunidad asciende a 449', afirmó. Para Pajín, estas cifras son 'el legado de Zaplana, que ha rechazado hasta más de diez veces iniciativas socialistas para intentar erradicar esta lacra social'.

'El milagro de Camps'

Jesús Caldera vino ayer a Alicante a hablar de violencia de género. Y de Francisco Camps, ex delegado del Gobierno en la Comunidad y candidato del PP a la Presidencia de la Generalitat. A preguntas de los periodistas, respondió sobre otras cuestiones de actualidad, como la negativa del Gobierno vasco a prohibir la manifestación de ayer tarde en Bilbao o el escándalo en la pasarela Cibeles. Pero, de oficio, fue al grano y se centró en lo que llamó 'el milagro de Camps'. Porque, su juicio, sólo un milagro explicaría que una persona que ha llevado a la Comunidad Valenciana a los máximos niveles de delincuencia que se recuerdan diga ahora que sólo el PP es capaz de arreglar tamaño desaguisado.

También fue interpelado Caldera sobre al modelo territorial que propusieron el pasado día 9 los líderes socialistas de Aragón (Iglesias), Valencia (Pla), Baleares (Antich) y Cataluña (Maragall). A su entender, ese modelo constituye un 'federalismo que no es separar, sino una mejor integración y unir en la diversidad, respetando las señas de identidad de cada cual'. El PSOE, dijo, 'apuesta por ese federalismo y por la cooperación' y apuntó que que son necesarios 'instrumentos mejores para la cooperación,como por ejemplo el Senado'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de septiembre de 2002

Más información