Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La comisión del Consorcio de Aguas queda paralizada en su estreno

La oposición acusa al Consorcio de bloquear la investigación

La primera reunión de la comisión de investigación municipal creada en Bilbao sobre la gestión del Consorcio de Aguas motivó ayer el plante de toda la oposición. Populares, PSE, Batasuna e IU paralizaron el funcionamiento del órgano al querer mantener el PNV a una de sus ediles, la delegada de Circulación Isabel Sánchez-Robles, como su presidenta.

Los cuatro partidos, que suman mayoría frente al equipo de gobierno formado por PNV-EA e ICV, acordaron enviar una carta al alcalde, Iñaki Azkuna, en la que muestran su desacuerdo por el hecho de que un corporativo peneuvista presida la comisión de investigación. Su constitución fue aprobada en mayo ante las acusaciones vertidas sobre la entidad encargada del saneamiento y abastecimiento de agua de 53 municipios de Vizcaya.

El Consorcio de Aguas, que abastece al 90% de la población de Vizcaya, ha sufrido múltiples acusaciones en su gestión, desde desvío de fondos en las inversiones del Plan Integral de Saneamiento por más de 120 millones de euros hasta 'enchufismo' en contrataciones de personal y adjudicaciones de obras. Además la entidad de aguas se enfrenta a dos denuncias judiciales por criticar al PP y al PSE en anuncios de prensa.

En la sesión de ayer, los partidos de la oposición volvieron a recordar que las dos únicas comisiones de investigación constituidas en Bilbao -con motivo del expolio de libros y documentos municipales en 1995 y recientemente por la gestión del teatro Arriaga- fueron presididas por ediles de la oposición. Esta misma circunstancia se ha dado en otros casos en el Parlamento vasco, como el escándalo de las oposiciones de Osakidetza, o en el Congreso de Madrid, con las comisiones de los casos Gescartera y Filesa.

El alcalde, Iñaki Azkuna, argumentó hace mes y medio, cuando surgió la polémica por el nombramiento, que 'tan respetable es que ponga a una persona del PNV como a cualquier otra' y se mostró reacio a la labor de esta comisión municipal al entender que sólo el Tribunal Vasco de Cuentas puede realizar esta labor indagadora.

Los partidos de la oposición insistieron en la breve reunión de ayer en la necesidad de cambiar la presidencia al considerar que condicionará el funcionamiento de la comisión investigadora. Julia Madrazo, edil de Izquierda Unida, señaló que esta cuestión ya se evidenció ayer porque 'la presidencia no ha traído nada, ningún plan de trabajo ni ningún documento'. La edil Isabel Sánchez-Robles argumentó que debía ser la oposición, dado que impulsó la comisión investigadora, la que presentara las propuestas de trabajo.

Escrito del Consorcio

La presidenta repartió además un escrito del Consorcio de Aguas Bilbao-Bizkaia, que fue reprobado por los partidos de la oposición al interpretar que evidencia la intención de la entidad de no colaborar en la investigación. En el escrito, el gerente Javier Olivares dice que el único órgano competente para censurar y aprobar su gestión es su propia asamblea y advierte al consistorio bilbaíno de que cualquier información que precise 'la puede obtener mediante los representantes de ese municipio en el seno de esta entidad'. La oposición ha censurado durante los últimos años el sistema de representación en la asamblea, copada por alcaldes y concejales del PNV.

Olivares también responde al acuerdo de Bilbao -al que ya se ha sumado también Barakaldo- de establecer una moratoria en la tasa de saneamiento hasta aclarar las cuentas. Señala que su implantación podría vulnerar las ordenanzas del Consorcio 'que tienen carácter normativo y eficacia vinculante'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de septiembre de 2002