Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE tilda a Zaplana de "fantasma" y los sindicatos rechazan su propuesta

La oposición y los sindicatos rechazan el debate que quiere reabrir el ministro de Trabajo sobre la entrada de la gestión privada en los servicios públicos. La secretaria de Políticas Sociales y Migratorias del PSOE, Consuelo Rumí, calificó ayer de 'fantasma' al ministro Eduardo Zaplana, y aseguró que 'no tiene ninguna credibilidad' y teme que se convierta en 'el nuevo Villalobos [la ex ministra de Sanidad] de la política social. Rumí dijo que 'la sustitución de Aparicio por Zaplana ha ido a peor, ya que al menos el ex ministro tenía un talante más cordial y de diálogo'.

El líder de CC OO, José María Fidalgo, también cree inoportunos el debate y la reflexión que quiere promover el ministro de Trabajo y afirmó que 'predicar ideología es humo' y que es una propuesta a la que ve muy poco futuro. Para el dirigente sindical, el debate necesario, y lo que a los ciudadanos interesa, es 'definir qué servicios sociales y prestaciones necesita este país y qué calidad deben tener'.

Un rechazo similar expresó el secretario ejecutivo de UGT, Jesús Pérez, quien calificó de 'filosofía rechazable y deleznable' el pretender la implantación de un modelo de gestión mixta en los servicios públicos. En su opinión, el ministro debe aclarar el alcance de esa propuesta y en todo caso la UGT defenderá la permanencia de los servicios públicos bajo control del Estado.

Fidalgo también criticó al ministro por aplazar la convocatoria de la mesa de prevención contra la siniestralidad hasta mediados de octubre, cuando él cree que se trata de un asunto de suma urgencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de septiembre de 2002