Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS MERCADOS, UN AÑO DESPUÉS.

El mercado energético sufre los efectos de la tensión prebélica

Bruselas
Las bolsas europeas experimentaron importantes subidas en la sesión de ayer, en la que se cumplía el primer aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre al centro financiero neoyorquino. Wall Street abrió dos horas y media más tarde y vivió una jornada más anodina con leves retrocesos. Un año después, las principales bolsas mundiales han perdido más del 10%, llegando en algunos casos al 23% respecto a los niveles previos a los atentados terroristas. Las consecuencias bursátiles se han centrado en el sector aéreo, turístico y asegurador. La Reserva Federal, además, reconoció ayer que la economía de Estados Unidos está estancada.

El mercado energético internacional atraviesa un momento delicado caracterizado por la volatilidad. El clima prebélico se deja notar y la preocupación en la UE, con un euro a la baja frente al dólar, aumenta. No obstante, el precio del barril de crudo se mantuvo ayer estable en 28,48 dólares después de que se conociera que la reducción en las reservas estratégicas estadounidenses durante la primera semana de septiembre ha sido inferior a la prevista.

Hacía ayer un año, justo antes de que se estrellara el primer avión contra la torre norte del World Trade Center en Nueva York, el precio del barril se situaba en torno los 27 dólares en el mercado londinense. De inmediato, el valor del crudo subió a los 28 dólares y llegó a rozar los 31 dólares el barril. Al cierre de la trágica jornada del 11-S la situación se relajó sensiblemente, bajando un dólar. En los días sucesivos, el precio del petróleo siguió bajando hasta situarse netamente por debajo de los 25 dólares, gracias a la declaración inmediata de la OPEP asegurando que no dudaría en aumentar la producción para reducir la tensión.

La Agencia Internacional de la Energía se adelantó a los acontecimientos y pidió ayer que se incremente la oferta de crudo para el invierno porque considera que la situación 'es precaria', ante la fragilidad de la recuperación económica y para compensar una reducción en la producción de crudo iraquí si finalmente se materializa el ataque militar.

La Comisión Europea también saltó a escena con su propuesta para que en la UE haya una estrategia común de gestión de las reservas estratégicas de petróleo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de septiembre de 2002