Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS MERCADOS, UN AÑO DESPUÉS.

Las bolsas europeas experimentan fuertes subidas el aniversario del 11-S

Los principales mercados mundiales cotizan un 20% por debajo de la fecha de los atentados

Las bolsas europeas experimentaron importantes subidas en la sesión de ayer, en la que se cumplía el primer aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre al centro financiero neoyorquino. Wall Street abrió dos horas y media más tarde y vivió una jornada más anodina con leves retrocesos. Un año después, las principales bolsas mundiales han perdido más del 10%, llegando en algunos casos al 23% respecto a los niveles previos a los atentados terroristas. Las consecuencias bursátiles se han centrado en el sector aéreo, turístico y asegurador. La Reserva Federal, además, reconoció ayer que la economía de Estados Unidos está estancada.

Las bolsas europeas experimentaron importantes subidas en la sesión de ayer, en la que se cumplía el primer aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre al centro financiero neoyorquino. Wall Street abrió dos horas y media más tarde y vivió una jornada más anodina con leves retrocesos. Un año después, las principales bolsas mundiales han perdido más del 10%, llegando en algunos casos al 23% respecto a los niveles previos a los atentados terroristas. Las consecuencias bursátiles se han centrado en el sector aéreo, turístico y asegurador. La Reserva Federal, además, reconoció ayer que la economía de Estados Unidos está estancada.

Las bolsas europeas cumplieron ayer el primer aniversario de los atentados del 11 de septiembre con notables subidas. Un comportamiento que, sin embargo, no se produjo en las plazas neoyorquinas -retrasaron su apertura dos horas y media en homenaje a las víctimas de los atentados-, mucho más cautelosas a la hora de rememorar unos acontecimientos tan dramáticos. El Dow Jones y el tecnológico Nasdaq cerraron con tímidas bajadas, del 0,25% y del 0,35% respectivamente, mientras que las bolsas europeas, que apenas coindieron operando con las estadodunidenses, terminaron con subidas muy sustanciosas.

El Ibex 35 de la Bolsa española se anotó un alza del 3,12%, mientras París ganó el 2,95%, Francfort el 2,58% y Londres, más en la línea marcada por la apertura de las plazas estadounidenses, se anotó el 0,84% de subida. Estas importantes revalorizaciones descansaron sobre los grandes valores del mercado, que han sido los más castigados en estos 12 meses, en los que las bolsas han convivido con una nueva incertidumbre: la repetición de atentados en Estados Unidos y el resto de países aliados.

Pero, además de los temores que han recorrido las bolsas mundiales después de la tragedia del 11 de septiembre de 2001, los atentandos han tenido consecuencias sobre las bolsas y la economía. El primer efecto fue rápido, con una bajada de medio punto en los tipos de interés que realizaron de forma coordinada el Banco Central Europeo (BCE) y la Reserva Federal estadounidense (Fed) para situarlos, entonces, en el 3,75% y 3%, respectivamente. Una medida antes no vista y que además se acompañó de la voluntad de dotar de liquidez a los sistemas financieros, con el fin de evitar cualquier estrangulamiento en los mercados.

Medicina de tipos

Tras esa decisión de bajar tipos, el precio del dinero se ha ido reduciendo de forma drástica en Estados Unidos con el fin de paliar los efectos del 11 de septiembre en la principal economía del mundo. Desde esta fecha hasta finales de año se produjeron cuatro rebajas del precio del dinero, que finalmente se colocó en 1,75%, nivel con el que en la actualidad la Fed presta el dinero a los distintos bancos comerciales y que es el más bajo de los últimos 40 años.

En el caso del BCE, y también al calor de los recortes que practicó la Fed en el último trimestre del pasado ejercicio, volvió a bajar los tipos de interés medio punto en noviembre, hasta el 3,25% anual. Con estas medidas de política monetaria y la actuación conjunta de sus autoridades, las bolsas mundiales consiguieron un importante rebote en los precios, incluso recuperando las bajadas vividas en los días siguientes a la caída de las Torres Gemelas.

Un año después, sin embargo, los índices de los principales mercados mundiales se encuentran muy por debajo de los niveles que marcaron la víspera de los atentados terroristas. El tecnológico Nasdaq ha perdido el 26,59% de su valor y lidera las caídas. Sin embargo, el industrial Dow Jones ofrece un descenso del 10,34%, mucho más moderado que su hermano tecnológico. En el caso español, el Ibex 35 se coloca el 15,45% por debajo, mientras que el índice de la Bolsa madrileña ha perdido el 9,95%. Londres ha caído el 16,35%, Francfort el 23,37% y París, el 22,51%. Las bolsas latinoamericanas han perdido también en torno al 15% de su valor, con la exótica excepción del mercado argentino, que ha gando el 31,73% en su índice Merval.

Unas caídas que difícilmente pueden ser atribuidas a los atentados terroristas y que sí obedecen a la falta de pujanza en las economías estadounidense y europea y, sobre todo, a los escándalos en la contabilidad financiera de grandes emporios empresariales como Enron y WorldCom.

También el propio presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, atribuía recientemente los desplomes bursátiles a la burbuja tecnológica creada en 1999 y 2000 que ha pasado su factura en los dos últimos años.

Repercusión sectorial

Eso sí, algunos sectores bursátiles siguen claramente tocados por los atentados terroristas y sólo en ellos los analistas encuentran una relación directa con sus bajos precios. Aerolíneas, empresas turísticas y aseguradoras son las víctimas empresariales de los ataques terroristas a Nueva York y Washington que, no obstante, comienzan lentamente a recuperarse.

El conflicto con Afganistán tampoco tuvo una repercusión negativa en los indicadores bursátiles y únicamente el clima belicoso entre Estados Unidos e Irak creado más recientemente ha tenido su repercusión en los mercados de crudo con un alza, ante el temor de que un conflicto armado provoque escasez o encarecimiento del producto.

El euro ha conseguido revalorizarse respecto al dólar. En septiembre de 2001 rondaba los 0,925 dólares y ayer cerró a 0,975. Un dato que se explica mejor con la marcha de las economías que con los atentados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de septiembre de 2002