Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA REGIÓN

Ruiz-Gallardón lega a su sucesor 113 nuevos kilómetros de metro y 7.500 millones de deuda

El presidente afronta su último debate sobre el estado de la región

Alberto Ruiz-Gallardón participará mañana y pasado en su último debate sobre el estado de la región. No habrá sorprendentes promesas de futuro. En estas ocasiones, Ruiz-Gallardón sacaba siempre un conejo de la chistera. Esta vez, no. El discurso versará sobre lo hecho en los últimos ocho años gobernando la Comunidad de Madrid, un territorio de más de cinco millones de habitantes. Hablará de kilómetros de metro y de paro, dos de sus promesas electorales. A su sucesor, sea Esperanza Aguirre (PP), Rafael Simancas (PSOE) o Fausto Fernández (IU), le legará una deuda de 7.502 millones.

El 28 de junio de 1995, a las 15.30, Alberto Ruiz-Gallardón, por entonces con 36 años, asumía la presidencia de la Comunidad de Madrid. Y aseguraba que estaba dispuesto a formar un 'Gobierno de los mejores'. Siete años después, encara su último curso al frente de la institución. Éstos han sido los ejes de su gestión, área a área.

113,7 kilómetros de metro. 'Las distancias no se miden ya en kilómetros, sino en tiempo', sostiene el presidente. Para reducirlas, versó su campaña electoral, tanto en 1995 como en 1999, en la ampliación del metro. El encargado de hacerla posible fue el vicepresidente y consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes, Luis Eduardo Cortés. Éste contrató a los mejores técnicos del mercado y llenó el subsuelo de la región de tuneladoras.

En los primeros cuatro años la red de metropolitano (que contaba en 1995 con 120 kilómetros) se amplió en 56 kilómetros. El metro llegó así a Arganda, a Pitis y al aeropuerto. En la siguiente legislatura, la red subterránea se amplía otros 57,7 kilómetros, englobados en el metrosur y la línea que une Nuevos Ministerios con Barajas. No obstante, distritos como Villaverde o barrios como la Elipa y la Alameda siguen sin metro.

Ruiz-Gallardón ha sido, sin embargo, incapaz de frenar la subida espectacular del precio de los pisos en Madrid. La oposición ha criticado la falta de viviendas públicas y CC OO recuerda que sólo el 5,19% de las casas visadas por el Colegio de Arquitectos en la capital es pública.

Una deuda millonaria. Cuando estaba en la oposición, Ruiz-Gallardón recriminó a Joaquín Leguina, del PSOE, entonces presidente de la Comunidad, su propensión a endeudarse. En 1995, la deuda pública de todos los madrileños ascendía a 2.791 millones de euros. Ahora, siete años más tarde, se eleva a 7.502 millones. 'Pero es que la Comunidad de Madrid de entonces no tenía nada que ver con la de ahora. Nuestro endeudamiento representa el 54% del presupuesto anual. En los tiempos de Leguina era del 95%', señala el actual consejero de Hacienda, Juan Bravo.

La batalla del paro. Otro de los ejes de la gestión de Ruiz-Gallardón, a lo largo de estas dos legislaturas, ha sido el desempleo. En su discurso de investidura de 1995 prometió reducir el paro a la mitad. De 400.000 parados a 200.000. La cifra se quedó en 310.000 desempleados. En 1999, pronosticó crear 225.000 empleos. Actualmente, el paro en la región asciende a 198.000 personas, un 6,7% de la población activa. Tanto el consejero Luis Blázquez, responsable de Trabajo hasta septiembre del año pasado, como el actual responsable de la consejería de Trabajo, Luis Peral, han insistido en que una cosa es reducir el paro y otra crear empleo. Y aportan un dato: en 1995 había 1.698.000 personas trabajando. Ahora se cuentan 2.318.000. Los sindicatos (CC OO y UGT) y PSOE e IU han criticado, a su vez, que este ascenso se base en la proliferación de empleos precarios y el aumento de los accidentes laborales.

El debate de los ancianos. En 1996, la por entonces consejera de Sanidad y Servicios Sociales, Rosa Posada, reconocía que 10.000 ancianos esperaban una residencia pública. La consejería asegura haber construido 7.513 plazas desde 1995. No han bastado, dado el crecimiento de este sector de la población: en junio de este año, la directora general del Mayor, Marisa Muñoz-Caballero aseguraba que la región precisaba de 9.000 plazas. La solución -la creación de 9.800 plazas más- no llegará hasta 2006. La actual consejera de Servicios Sociales, Pilar Martínez, señala que uno de los principales logros de su área ha sido la implantación de la Renta Mínima de Inserción en enero de 2002. La cantidad asciende a 293,8 euros, si se vive solo.

De Somosierra a Abantos. El primer sobresalto de Ruiz-Gallardón como presidente regional fue el incendio de Somosierra. Se quemaron 899 hectáreas de pinos y frondosas. Se empleó dos años en reforestar la zona quemada.

Sin embargo, ni Carlos Mayor Oreja ni Pedro Calvo, consejeros de Medio Ambiente durante estas dos legislaturas, han logrado evitar la recalificación indiscriminada de la sierra de Madrid. 'Hemos luchado contra ella', asegura un portavoz de esta consejería. 'En la última legislatura, los pueblos serranos han presentado recalificaciones de terreno por una extensión de 700 hectáreas. Sólo les hemos concedido 246', señala. Los ecologistas denunciaron una de ellas en particular: la recalificación a los pies del monte Abantos (San Lorenzo del Escorial) tras el incendio que arrasó parte del monte.

Por otro lado, a lo largo de estas dos legislaturas se ha implantado la recogida selectiva de basuras y se está a punto de lograr la depuración de todas las aguas residuales de Madrid.

Llega el póquer y la justicia. El Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón, reticente en sus primeros años a aumentar la capacidad legal de los madrileños para embarcarse en nuevos juegos y apuestas, abrió la mano en su segunda legislatura. Legalizar el póquer y dar permiso para un nuevo casino en la región (en Aranjuez) aliviará en algo las depauperadas arcas públicas regionales, al tiempo que vaciará los bolsillos de algunos jugadores. La consejera de Justicia, Paz González, recibió del ministerio a mediados de este año las competencias sobre las sedes judiciales y jueces de Madrid, no así sobre las cárceles, que el Gobierno regional siempre ha rechazado. González, ha sido capaz de acabar los planes de la futura Ciudad de la Justicia, un macrocomplejo que estará situado en Chamartín y que agrupará la mayor parte de las sedes judiciales de la región. Pero, de momento, sólo son planos.

Balance. El portavoz del PP en la Asamblea, Miguel Ángel Villanueva, resume la gestión de Ruiz-Gallardón como 'el ejemplo de un proyecto íntegro, en el que ha primado sobre todo el reequilibrio territorial y el social'.

La oposición, en cambio, cree que Ruiz-Gallardón se ha dedicado más al 'desarrollismo monocultivo del transporte que a propiciar un crecimiento equilibrado y solidario'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de septiembre de 2002