Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fracaso escolar en la secundaria ha pasado del 37% al 23,6% en diez años

Sólo uno de cada cuatro alumnos que suspenden la ESO cree que repetir curso le ha servido

El número de estudiantes que no han logrado obtener el título de la ESO o superar el nivel equivalente en el anterior sistema (2º de BUP) se ha reducido en un 13,4% en diez años, entre 1989 y 1999, según datos del Ministerio de Educación. En 1989, el 37% de los estudiantes no alcanzó los objetivos marcados hasta los 16 años, mientras que en 1999 lo consiguió el 23,6%. Estos resultados fueron analizados ayer por un grupo de expertos en educación en unas jornadas sobre el fracaso escolar en las que señalaron que 'es previsible que el porcentaje de fracaso haya bajado ya al 20%'. Además, sólo uno de cada cuatro estudiantes que fracasan en la escuela cree que repetir curso le ha servido de algo.

Las comunidades autónomas con menos fracaso escolar son Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Galicia, Madrid y Navarra, según datos de 1999. En todas ellas, éste no llega al 20%. Les siguen de cerca, Andalucía, Cataluña, Canarias, La Rioja y el País Vasco. Todas están por debajo de la media de fracaso escolar que representaba ese año el 23,6%. Otras cinco tienen un fracaso algo superior al 30% (Baleares, Castilla-La Mancha, la Comunidad Valenciana, Extremadura y Murcia), mientras que son llamativos los porcentajes que alcanzan Ceuta (53%) y Melilla (43%).

En la OCDE, el fracaso escolar medio ronda el 20%, según datos de 1999, los últimos disponibles sobre esta cuestión. Dos motivos explican básicamente la reducción progresiva del fracaso en España en los últimos años: 'El progreso de la sociedad y el esfuerzo de los profesores', señala el catedrático de Psicología de la Educación, ex secretario de Estado y director del Instituto de Evaluación y Asesoramiento Educativo (Idea), Álvaro Marchesi, participante en las Jornadas sobre Fracaso escolar y transición a la vida laboral organizadas por la Fundación para la Modernización de España. En cuanto a las diferencias entre comunidades, Marchesi resume que, 'aunque hay excepciones, en ellas influye el PIB per cápita, el mayor o menor número de familias con buen nivel cultural y el aprecio de las instituciones y los ciudadanos por la educación'.

Según los expertos que han participado en este encuentro, la tendencia positiva en los datos sobre fracaso escolar también se aprecia en los relativos a la población que supera el bachillerato (tanto el actual como el antiguo COU). En el curso 1991-1992, el 33,5% del total de población de esas edades superó con éxito esta etapa educativa, mientras que en el curso 1998-1999 ascendió al 46,2%. Por comunidades, llama la atención que este porcentaje llegó en el País Vasco al 65%, mientras que en Canarias no superó el 36%.

Un estudio realizado por el Instituto de Evaluación y Asesoramiento Educativo (Idea) entre alumnos de garantía social -una formación práctica para alumnos de 16 años que no han aprobado la ESO- y patrocinado por la Fundación para la Modernización de España analiza la situación y las opiniones de estos estudiantes que fracasan. Éstas son sus conclusiones:

- Contexto sociocultural. La gran mayoría de los que fracasan procede de un contexto socioeconómico bajo (72%), es decir, de familias con pocos recursos económicos y baja formación. Es llamativa la gran distancia entre este porcentaje y el de estudiantes que fracasan estando su familia en una situación económica algo mejor (contexto sociocultural medio-bajo), el 13%. 'Hay una clara barrera entre el 25% de la población situada en el contexto más bajo y el resto', explica el director de la Fundación Idea. 'Los poderes públicos deben concentrar su esfuerzo en los centros que escolarizan a esos alumnos', añade.

- Repetición de curso. El informe destaca que más de la mitad de los estudiantes de garantía social sólo han repetido una vez (el 55%), pudiendo legalmente hacerlo una vez en primaria y dos más en la secundaria. Además, el 9% no ha repetido ninguna vez. El 33% ha repetido dos veces y el 3%, tres.. La gran mayoría de ellos (76%) lo han hecho en secundaria.'Esto pone de manifiesto que ni los profesores utilizan la posibilidad de repetir curso ni ésta es eficaz para evitar el abandono de los alumnos', dice el estudio. De hecho, la mayoría de los estudiantes no creen que sirva de algo repetir curso.

- Motivos del fracaso. Las causas principales de haber fracasado en la ESO son, según los alumnos, la falta de interés (77%) y el aburrimiento en las clases (63%). Además, los estudiantes exculpan de sus problemas educativos a sus padres, a sus compañeros y al funcionamiento del colegio.

- Profesorado. En cambio, los alumnos que fracasan son bastante críticos con sus profesores. El 46% dicen que no son capaces de motivar a los que tienen dificultadas, el 30% se muestra indiferente sobre esta cuestión y el 24% no está de acuerdo con que sea así. Aunque lo que discuten pocos (el 21%) es que sus calificaciones eran justas.

- Futuro laboral. Tres de cada cuatro alumnos consideran que sus padres les han animado lo suficiente a estudiar. Estos jóvenes se valoran a sí mismos y el 53% opina que tiene muchas posibilidades de encontrar trabajo. Sólo el 18% no lo cree.

- El centro y los compañeros. Estos alumnos valoran el colegio en el que ha estudiado. El 44% está satisfecho con él, el 30% se muestra indiferente y el 26% dice que no era un buen centro. El 80% dice que se sintió a gusto con sus compañeros de la ESO y también la mayoría están contentos con el programa de garantía social, sobre todo con las prácticas (el 82%), sus compañeros (76%) y sus perspectivas futuras (74%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de septiembre de 2002