Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA BODA DE LA HIJA DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO

Los Reyes y cuatro presidentes de Gobierno asistirán mañana a la boda de la hija de Aznar

Blair y Berlusconi actuarán como testigos del enlace entre Alejandro Agag y Ana Aznar

El presidente del Gobierno, José María Aznar, reunirá el jueves en San Lorenzo de El Escorial (Madrid) a los presidentes de Gobierno de Italia, Reino Unido, Portugal y El Salvador junto a los Reyes de España, a todos los ministros y ex ministros de su Gobierno, a los presidentes autonómicos del PP y a los presidentes de las principales instituciones del Estado. Todos han sido invitados junto a otras 1.000 personas a la boda de Ana Aznar, hija del presidente, de 21 años, con el ex eurodiputado del PP Alejandro Agag, de 31, que trabajó tres años como asistente de Aznar en La Moncloa.

El noviazgo entre Alejandro y Ana se inició en agosto de 2001 en Menorca, donde el presidente pasaba sus vacaciones de verano.

En las navidades pasadas, en la estación invernal de Baqueira Beret (Lleida), la pareja comunicó al presidente del Gobierno y a su esposa, Ana Botella, su propósito de contraer matrimonio en septiembre de este año. Los novios reunieron anoche a unos 500 amigos, muchos de ellos jóvenes dirigentes del PP, en una despedida conjunta de solteros en la discoteca Gabana de Madrid.

El banquete nupcial se celebrará en una finca de San Lorenzo de El Escorial (Madrid) que ha cedido a la familia Aznar un empresario amigo. Aunque no se ha informado del coste de la celebración, puede estimarse en unos 120.000 euros, a juzgar por los precios medios fijados por la empresa que explota la finca.

Las familias de Alejandro Agag y Ana Aznar sufragarán a partes iguales el banquete, según señaló ayer a este periódico un portavoz del Partido Popular, encargado de facilitar toda la información sobre la boda.

Este mismo portavoz aseguró que los desplazamientos y la estancia en Madrid de los dirigentes extranjeros invitados a la boda no serán costeados con cargo al presupuesto público sino de su propio bolsillo.

Los testigos

El cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela, oficiará la ceremonia religiosa, que se iniciará a las siete de la tarde del jueves en la basílica del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.

La pareja tendrá 20 testigos de su boda, entre los que destacan los primeros ministros de Italia, Silvio Berlusconi, y Reino Unido, Tony Blair, qiuienes llegarán a Madrid directamente desde Johanesburgo (Suráfrica), donde participan en la Cumbre de la Tierra. Se da la circunstancia de que el presidente español excusó su asistencia a dicha cumbre alegando su 'agenda personal'; en alusión a la boda de su hija.

Todos los miembros del Gobierno, salvo el vicepresidente Rodrigo Rato, que ha preferido hacer un regalo individual, han comprado a la pareja una cubertería de 8.200 euros. Los novios pusieron sus listas de boda, valoradas en 120.000 euros (el mismo precio estimado del banquete) en El Corte Inglés y Beccara.

La asistencia a la boda de presidentes de Gobiernos extranjeros y de los titulares de las principales instituciones españolas, así como de innumerables altos cargos de la Administración, han convertido la boda en un asunto de Estado, más que en una celebración privada o un acto puramente social. Ello ha obligado al Ministerio del Interior a establecer un fuerte dispositivo de seguridad en torno a la celebración. Ningún portavoz de Interior, del Partido Pouplar, ni del Palacio de la Moncloa quiso ayer precisar el número de policías nacionales, agentes municipales y guardias civiles que serán movilizados para garantizar la seguridad del millar de asistentes a la boda.

Los organizadores de la ceremonia tan sólo permitirán el paso a la basílica a las cámaras de TVE que, como las de la agencia Efe, servirán al resto de medios las imágenes de los 10 primeros minutos del enlace.

En el exterior del monasterio, cada emisora ha organizado su propia cobertura del acontecimiento. Así, la cadena pública estatal de televisión tiene previsto informar del acontecimiento en sus programas ade crónica social (Gente, el nuevo magacín Por la mañana, Corazón de verano y Corazón, corazón). Antena 3 desplazará un equipo que, coordinado por Miguel Ángel Nicolás, servirá conexiones en directo al espacio Sabor a verano, desde la llegada de los primeros invitados hasta la entrada de la novia.

La cadena gestionada por Admira ha incluido también la noticia en la escaleta de sus informativos, así como su competidora Tele 5, que cuenta con un equipo que, desde las puertas de la basílica, se encargará de enviar en directo una crónica de ambiente al magacín A tu lado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de septiembre de 2002