Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente Fox cancela su encuentro con Bush en Tejas en protesta por la ejecución de un reo mexicano

La ejecución del mexicano Javier Suárez Medina causó indignación y consternación en México. El presidente Vicente Fox canceló el viaje a Estados Unidos previsto para fin de mes. Un portavoz de la Casa Blanca declaró que el presidente George W. Bush respeta la decisión de su homólogo mexicano y 'espera una reunión futura'.

Horas después del mexicano, ejecutaron a Daniel Basile en San Luis, Estado de Misuri, también con una inyección letal. El gobernador de Misuri había aplazado 22 horas antes la ejecución de Basile para examinar un nuevo elemento que podría haber probado la inocencia del reo. La ejecución de un tercer preso en capilla, Wallace Fulgate, quedó aplazada por decisión del gobernador de Georgia.

En México, Fox reaccionó con rotundidad y anunció que, como protesta por la ejecución, no irá a Tejas, donde tenía previsto reunirse con Bush y el gobernador del Estado, Rick Perry. El Gobierno, legisladores, organismos civiles y la Iglesia condenaron con energía la ejecución de Suárez y criticaron a EE UU por su doble discurso en materia de derechos humanos. Suárez, asesino confeso de un policía antidrogas, fue ejecutado en la penitenciaría de Huntsville a pesar de la lluvia de peticiones de clemencia mexicanas y extranjeras recibidas por las autoridades de Tejas en los últimos días. Para México, la negativa del gobernador a interceder a favor del reo y el rechazo del Tribunal Supremo de EE UU a una apelación para aplazar la ejecución muestran la falta de sensibilidad en asuntos humanitarios. Además, queda de manifiesto el poco respeto de EE UU a los convenios internacionales como la Convención de Viena, violada en el caso de Suárez, según las autoridades mexicanas, por haberle negado su derecho a asistencia consular.

El portavoz presidencial mexicano, Rodolfo Elizondo, al explicar los motivos de la cancelación del viaje de Fox, declaró: 'En consonancia con el valor que el presidente ha otorgado a la defensa y promoción de los derechos humanos, el Gobierno de México seguirá insistiendo por todas las vías sobre la obligación de los Estados a respetar la Convención de Viena'. Añadió el vocero que el Gobierno mexicano espera que la suspensión de la visita 'contribuya a fortalecer el respeto de todos los Estados a las normas del derecho internacional, así como a las convenciones que regulan la convivencia entre naciones'. Según Elizondo, 'resultaría inapropiado en estas lamentables circunstancias llevar a cabo esta visita a Tejas', cuya cancelación, la segunda en tres meses, había sido solicitada por legisladores de los principales partidos políticos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de agosto de 2002