Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Universitat Catalana d'Estiu pierde este año el apoyo académico

La Universitat Catalana d'Estiu (UCE) inicia hoy sus actividades, que seguirán hasta el día 24, en su sede tradicional de Prada de Conflent, en el sur de Francia, sin contar con el apoyo académico de las 18 universidades del dominio lingüístico catalán que integran el Institut Joan Lluís Vives. Pese a dejar de formar parte del patronato de la fundación, las universidades firmaron un convenio con la UCE 'para seguir con las actividades que ésta lleva a cabo'.

Entre los temas que se abordarán en la edición de este año -la 34ª desde que se creó la UCE en pleno franquismo- figura el de la situación de los inmigrantes y el islam en Europa, los avances en ingeniería genética y los cambios y crisis en la Iglesia católica, además de rendir homenaje a distintas figuras: Gaudí, Verdaguer, Montserrat Roig, Maria Aurèlia Capmany y el Centro Excursionista de Cataluña. Como es tradicional, también se espera la visita de un gran número de políticos catalanes.

Joandomènec Ros, el actual rector de la UCE, ha reconocido que esta situación es 'una contrariedad', aunque ha matizado que 'una cosa es el instituto y otra cada universidad a título individual, que participan igual en los actos de la UCE con profesores y concediendo créditos a los alumnos'. Ros ya ha anunciado la intención de establecer convenios con cada universidad para la edición del próximo año.

La crisis de esta institución se planteó el pasado año, cuando Manuel Castellet, presidente de la fundación de la UCE, fue destituido de su cargo y sustituido por el entonces rector de esta universidad, Miquel Porter.

La destitución de Manuel Castellet destapó un conflicto interno entre una parte de la fundación que apuesta por un nuevo modelo universitario con un perfil más académico y quienes creen que el actual funcionamiento es perfectamente válido. 'Los últimos cursos están adquiriendo un carácter cada vez más lúdico-político, y menos académico', declaró el pasado curso el entonces rector de la Universitat de Girona Josep Maria Nadal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de agosto de 2002