Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Trato denigrante a los colombianos

Soy una ciudadana colombiana con más de cuatro años de residencia en Madrid durante los cuales he tenido que soportar, de manera casi estoica, el trato cada vez más denigrante de los españoles a causa de las fechorías de unos pocos de mis compatriotas. No pretendo negar los datos que demuestran la participación de una minoría en actos delictivos que, entiendo, alarman a la población española. Pero también me gustaría que en los medios de comunicación no se olvidaran de los matices que deben reflejarse en una información para no criminalizar, como ocurre ahora, a todo un colectivo de manera absolutamente injusta. Nosotros, señores, somos más que un puñado de sicarios, muchas veces, utilizados por bandas en las que también están implicados los españoles. Somos, en la mayoría de los casos, 43.000 ciudadanos empadronados en Madrid entregados por completo a nuestros trabajos, muchos de los cuales ustedes rechazan, como el servicio doméstico y el cuidado de ancianos. Y la mayoría de nosotros ha venido aquí obligado por las tristes circunstancias que atraviesa nuestro país. Si de nosotros dependiera, me atrevo a afirmar que nadie dudaría un minuto en regresar a Colombia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de agosto de 2002