Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SENTENCIA DEL 'CASO BANESTO'

El PP califica de 'positivo' el fallo, y el PSOE considera que 'se ha hecho justicia'

Ambos partidos coinciden en que es una sentencia ejemplar para los delitos de 'cuello blanco'

Todas las reacciones políticas a la sentencia que envía de nuevo a la cárcel a Mario Conde fueron en la misma línea: satisfacción por un fallo calificado de 'positivo' desde el PP y 'ejemplar' en el PSOE. Los socialistas fueron más allá al decir que 'se ha hecho justicia' con la condena impuesta al ex banquero. Éste fue destituido de la presidencia del banco en 1993, cuando gobernaba Felipe González. Ambos partidos coincidieron en la importancia de una sentencia así contra un delito de cuello blanco en una coyuntura en que en todo el mundo se conocen múltiples escándalos financieros.

El secretario general del Grupo Parlamentario del PP en el Congreso, Gabriel Cisneros, destacó especialmente la repercusión que la sentencia puede tener en el mundo financiero. El fallo es positivo, comentó, para calmar el ambiente de preocupación en muchos países occidentales por los últimos escándalos financieros. Cisneros señaló que la sentencia del Supremo tiene lugar 'en el contexto de una preocupación general que existe en todo el mundo occidental y desarrollado' sobre las 'prácticas fraudulentas' en las que incurren los gestores de grandes empresas.

El diputado popular se refiere a los recientes escándalos, especialmente en Estados Unidos, pero también en países europeos, donde se ha demostrado que altos ejecutivos manipulaban las cuentas para disimular pérdidas en sus empresas. Los escándalos más importantes han sido los de las firmas Enron y WorldCom.

A pesar de ello, Cisneros no cargó las tintas sobre la sentencia y se limitó a decir que 'no es una mala noticia' y que es una fallo 'positivo'.

En su opinión, el modelo de economía de mercado no implica que la sociedad esté 'desregulada', sino que se cumplen 'escrupulosamente' las 'pocas pero claras' reglas que han de regir el funcionamiento de las empresas.

El dirigente del PP afirmó que el tiempo transcurrido desde que se conoció el caso Banesto en 1993 permite dar una opinión sobre la sentencia del Tribunal Supremo 'desprovista de cualquier implicación política', puesto que, según él, 'si en algún momento las tuvo, hoy no las tiene'.

- PSOE: 'Buena señal'. Los socialistas fueron mucho más contundentes en su reacción. El portavoz parlamentario del PSOE, Jesús Caldera, fue claro: 'El Tribunal Supremo ha hecho justicia, cosa que saludamos'.

El dirigente socialista aseguró que la decisión del alto tribunal 'da garantías a los ciudadanos, que pueden apreciar que los delitos de cuello blanco también se juzgan y se juzgan con severidad, como debe ser'. Esta sentencia es, según él, una 'buena señal' para aquellos que cometen irregularidades en las empresas: 'Los inversores están viendo cómo se gestionan determinadas empresas y la cantidad de irregularidades que se cometen, y éste es un buen ejemplo y una buena señal para que todos aquellos que cometan delitos e irregularidades sepan que van a acabar ante la Justicia'.

En la parte negativa, Caldera destacó la 'lentitud' de la Justicia, algo que, según dijo, Mario Conde intentó aprovechar para pedir la prescripción de los delitos de apropiación indebida, falsedad documental y estafa. 'No lo ha conseguido, lo que saludamos, porque eran delitos muy graves', concluyó el dirigente socialista.

- IU: 'Todos somos iguales'. También el coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, mostró su satisfacción por la sentencia. 'Nos parece especialmente bien que los tribunales demuestren que todos somos iguales ante la ley y que incluso los poderosos pueden acabar en la cárcel siendo responsables de sus actos como lo son la mayor parte de los mortales', aseguró. También denunció que no es frecuente que 'el delito de cuello blanco' esté al mismo nivel que otros delitos, tanto en la persecución como en las sentencias.

'Los españoles terminarán reconciliándose con la justicia cuando vean que el delito de cuello blanco es igual que el resto y provoca las mismas investigaciones y al final las sentencias son iguales para todos', concluyó.

- Coalición Canaria: 'Se veía venir'. Mientras, el portavoz adjunto de Coalición Canaria y vocal en la comisión parlamentaria que investigó la intervención de Banesto, Luis Mardones, señaló que los miembros de la comisión, creada en 1994, 'vieron más o menos venir' que las actuaciones del ex banquero podían implicar 'un mayor grado de responsabilidad y de gravedad penal'.

'El Supremo habrá tenido sus razones al ver que había un mayor grado en los delitos imputados a Conde en la revisión de la causa', añadió. En este sentido, Mardones recalcó que el tribunal sólo se ha ajustado 'plenamente' en derecho y en justicia y ha aplicado 'las agravantes que entendía' para poder revisar la pena al alza. 'Era una línea congruente con la gravedad de lo que se había realizado', concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de julio de 2002