Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS EN AMÉRICA LATINA

Sánchez de Lozada logra la presidencia de Bolivia

El acuerdo alcanzado entre dos enconados adversarios, el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) y el Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR), aseguró ayer la elección parlamentaria de Gonzalo Sánchez de Lozada como nuevo presidente de Bolivia y acabó con la incertidumbre política y económica en el país.

Los jefes de ambos partidos, los ex presidentes Sánchez de Lozada (1993-97) y Jaime Paz Zamora (1989-93), suscribieron en la madrugada del viernes el Plan Bolivia de Responsabilidad Nacional, un programa de gobierno de cinco años que da prioridad, entre otros aspectos, a combatir la extrema pobreza, a la generación de empleos y a la mejora del nivel de vida a través del desarrollo de la industria del gas natural.

Con los votos del MIR, que tiene 31 escaños en el Parlamento, sumados a los 47 del MNR, Sánchez de Lozada no solamente se asegura la presidencia, sino la gobernabilidad del país, el menos desarrollado de la región, que presenta grandes y complejos desafíos y mantiene una latente amenaza de un estallido social ante las demandas insatisfechas de los poco más de 8 millones de bolivianos, de los que el 70% son indígenas.

El MIR había anunciado, días antes, que los votos parlamentarios serían para su propia fórmula, que salió cuarta en las elecciones del 30 de junio. 'Qué difícil es ser boliviano a veces, qué difícil es amar Bolivia en algunas situaciones', dijo Paz Zamora al justificar su acercamiento al MNR, a pesar de los enconos que les separaron en los últimos 20 años.

El periódico La Prensa de La Paz asegura que la alianza tiene un alto coste para el MNR, que, además de entregar al menos 6 de los 16 ministerios al MIR, asignará otras cinco embajadas, entre ellas las de España y Francia, además de realizar una distribución de las nueve prefecturas (gobernaciones) del país y los arreglos a que se llegue sobre las Cámaras de Senadores y Diputados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de julio de 2002