Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CMT obliga a bajar hasta un 17% las llamadas a los móviles

Telefónica y Vodafone deberán reducir las tarifas de interconexión

Telefónica Móviles y Vodafone deberán bajar en un 17,13%, a partir del 1 agosto próximo, las tarifas que cobran al resto de compañías por utilizar su red en las llamadas que tienen como destinatarios a sus abonados, según ha acordado la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT), el regulador del sector. Las operadoras de telefonía fija y Amena podrán ahora trasladar esa rebaja a sus clientes.

La rebaja obligatoria de los precios de interconexión en un 17,1% por parte de las compañías afectadas no significa una disminución automática en esa misma proporción de las tarifas que aplican a sus clientes las compañías denunciantes en las llamadas a abonados de Telefónica Móviles y Vodafone.

Sin embargo, las operadoras de telefonía fija consultadas indicaron ayer que trasladarán la mayor parte de esa rebaja a sus clientes, sobre todo en las llamadas de fijo a móvil, que suponen entre un 30% y un 50% de la factura telefónica media de un abonado.

La CMT, atendiendo las quejas de otras compañías, tanto de telefonía móvil (Amena) pero fundamentalmente de telefonía fija (Retevisión, Uni2, RSL Com, BT y MCI WorldCom), aprobó ayer una resolución en la que obliga a Telefónica Móviles y Vodafone a reducir el precio medio de interconexión de terminación de llamada (lo que cobran a otras compañías por utilizar su red cuando llaman a uno de sus abonados) en 0,0345 euros / minuto, un 17,13% , y en todos los tramos horarios.

La CMT argumenta que los precios que cobran tanto Telefónica Móviles como Vodafone al resto de las compañías están por encima del coste. Aunque según la legislación las tarifas finales (las que pagan los consumidores) de los móviles se fijan libremente por el mercado, los operadores dominantes -aquellos que tienen más del 25% del mercado- deben orientar a costes los precios de interconexión.

Operadores dominantes

Éste es el caso tanto de Telefónica como de Vodafone, y no así el de Amena que, de hecho, se personó como parte perjudicada en el procedimiento.

La denuncia reconocida ahora por la CMT proviene de una vieja reivindicación de los operadores de telefonía fija (con la excepción de Telefónica de España) que acusan tanto a Telefónica como a Vodafone de cobrarles precios abusivos. Uni2 incluso cifró este 'abuso' en unos 800 millones de euros anuales cobrados indebidamente.

Contra de este argumento, suscrito también por la CMT que dice que los nuevos precios se ajustan a la media europea, reaccionaron ayer Móviles y Vodafone. La primera considera 'arbitraria' la decisión de la CMT basada en ' en un somero estudio comparativo europeo, distorsionado en su aplicación', al incluir los precios de Amena, y no meter las tarifas francesas.

Vodafone indicó que la resolución es 'discriminatoria' respecto a las compañías de telefonía fija, puesto que sus tarifas de interconexión están en la media de la UE. Ambas compañías coincidieron en advertir que la bajada de precios ponen en peligro las futuras inversiones y, en particular, la red de tercera generación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de julio de 2002