Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL

La Liga pacta un veto contra el club que negocie solo con las televisiones

Barça y Madrid salvan sus contratos, condicionados a que los demás equipos cierren un acuerdo

La Liga de Fútbol Profesional, reunida ayer en Asamblea, estableció la negociación colectiva de los derechos televisivos. El club que vulnere este acuerdo y negocie individualmente, será vetado por los demás. No obstante, se respetarán los contratos, ya firmados hasta 2008, del Barcelona y el Real Madrid, por lo que estos equipos no acudirán a los tribunales. Aunque no se modificaron los estatutos, los clubes lograron un acuerdo asambleario por el cual para transmitir un partido es obligatoria la autorización de los dos equipos, tanto del local como del visitante.

Los clubes modestos, la gran mayoría de la Liga, lograron pactar un acuerdo asambleario de todos los clubes -siempre que sea unánime tiene el mismo valor que si fuera un artículo de sus estatutos-. Su incumplimiento tendrá el mismo régimen sancionador que vulnerar los estatutos. Con esta decisión, el Madrid y el Barcelona han reconocido que los derechos del fútbol son de todos los equipos, por lo que asumen que sería ilógico impugnar el acuerdo, medida que se planteó el club madridista la víspera de la reunión.

Este pacto supone que los contratos ya firmados del Madrid y del Barcelona -con Sogecable y Vía Digital, respectivamente-, se pueden cumplir según sus estipulaciones: . La siguiente fase afectará al resto de los 18 equipos de Primera División. Se han comprometido a negociar colectivamente la venta de sus derechos a partir de la temporada 2003-04. Si un club negociara individualmente, al margen del resto de los 18, éstos se podrían negar a que se televisase los partidos en que interviniesen.

Si las televisiones no llegan a un acuerdo con los clubes de Primera División, éstos se pueden negar a ser televisados, tanto en casa como fuera. Esto significa que los contratos de Madrid y Barça sólo podrían valer en sus enfrentamientos directos.

El actual contrato de todos los clubes de la Liga con Audivisual Sport está vigente hasta el final de temporada 2002-03.

La asamblea de los clubes aprobó un 'tratado de buenas intenciones ante futuras negociaciones'. Esto significa, según el portavoz de la Liga, Tony Fidalgo, además adjunto a la presidencia de dicho organismo, que los clubes negociarán sus contratos con los operadores de TV colectivamente. Fidalgo prevé que la negociación será compleja, e incluso no descarta que Madrid y Barça 'echen una mano' para que arriben a buen puerto. Fidalgo está convencido de que las televisiones y la Liga están condenadas a entenderse.

Una de las características de esta negociación es la pretensión de que el producto fútbol se 'paquete', en varias ventas, es decir, que se venda en distintas secuencias y por diferentes precios las variadas modalidades de retransmisión televisiva conocidas hasta ahora: partidos en abierto con capacidad para elegir en primer lugar; en segundo; en codificado; en resúmenes; en pago por visión; los derechos internacionales...

La Liga, el 1 de septiembre

La Asamblea aprobó asimismo el calendario de la próxima temporada. La Liga empezará en Primera y Segunda División el 1 de septiembre, y finalizará el 22 y 29 de junio respectivamente. La Copa del Rey se jugará con el mismo sistema que la temporada pasada: todos los clubes de Primera y Segunda jugarán el torneo a partido único hasta octavos, a partir de los cuales las rondas serán a doble vuelta. La final de la Copa está fijada para el 28 de junio.

Por otro lado, Audiovisual Sport, tenedora de los derechos del fútbol, ofrecerá a los locales públicos, sobre todo a bares, un sistema de cobro por su difusión, según informa Rosario Gómez. Ha diseñado dos ofertas: Super fútbol (180 euros al mes), con todos los partidos emitidos en el sistema de pago por visión, y Fútbol l (100 euros al mes), a elegir un partido a la semana. El director general de Audiovisual Sport, Xavier Molinas, explicó que así se pretende regular el mercado de la exhibición pública del fútbol en las plataformas digitales y redes de cable, estimada ahora 'alegal'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de julio de 2002