LA MAYOR CRISIS DE GOBIERNO DE AZNAR

El futuro de los ex ministros

No ha habido sorpresas entre los ministros salientes del Gobierno porque la mayoría esperaba desde hacía tiempo que una vez que José María Aznar desatara una crisis, les tocaría el real decreto de cese con agradecimiento por los servicios prestados.

La mayor sorpresa ha sido para el ya ex ministro Portavoz, Pío Cabanillas, al que su proximidad al presidente del Gobierno le otorgaba aparentemente cierta patente de corso. Deja el Gabinete tras más de dos años de comparecer todos los viernes tras el Consejo de Ministros, y no sabe qué hará en el futuro. Para empezar se toma varias semanas de vacaciones para relajarse, según afirman en su entorno.

Pero no es ése el caso del ministro de Administraciones Públicas, Jesús Posada, que desde hace tiempo bromeaba con su inminente salida del Gobierno. Su única duda es si la crisis iba a ser antes de las vacaciones veraniegas o después. Por eso también tenía claro a qué se iba a dedicar en cuanto abandonase el Gabinete: a sentarse tranquilamente en su escaño del Congreso como diputado del PP por Soria.

Más información

No tenía tan claro lo que iba a hacer el ministro de la Presidencia, Juan José Lucas, en la crisis de Gobierno. Siempre confió en que José María Aznar, que se lo trajo hace 16 meses de Castilla y León, le daría una salida. Y se la dio el mismo lunes: será presidente del Senado a partir de septiembre.

Sin embargo, el ministro de Trabajo, Juan Carlos Aparicio, no estaba en ninguna quiniela de salida hace tan sólo tres meses y de la noche a la mañana ha tenido que alterar sus planes de futuro.

El ex ministro regresará a Burgos, donde reside su familia y donde aspirará a la alcaldía de la ciudad por el PP en las elecciones municipales del próximo año.

La ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birulés, está en el capítulo de las no sorprendidas por su salida del Ejecutivo. Pese a ello, no ha detallado sus planes, aunque todo indica que regresará a la actividad privada tras un breve periodo de vacaciones.

La titular de Sanidad, Celia Villalobos, sabía que saldría pronto del Gabinete de José María Aznar. Su gestión salió muy malparada de la crisis de las vacas locas. Desde entonces le entró una enorme inseguridad que fue palpable en sus relaciones con los medios de comunicación. Para ella no ha habido sorpresas, y por ello también ha tenido claro cuál es su salida profesional, que ayer hizo pública: regresará al 'honroso banquillo del Congreso de los Diputados'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de julio de 2002.

Lo más visto en...

Top 50