Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La central de Boroa supera el último escollo al recibir la licencia de actividad

El Ayuntamiento de Amorebieta concedió ayer la licencia de actividad al proyecto de la central energética de ciclo combinado promovido por la empresa irlandesa ESB. Este permiso da vía libre al comienzo de la construcción de la planta de Boroa, ya que sólo resta el permiso de obras, un trámite que se otorga de manera inmediata.

La licencia de actividad era el último obstáculo para la polémica central, la más cuestionada entre los seis proyectos energéticos actuales en Euskadi. La plataforma vecinal Zorno-tza Bizirik celebró un referéndum en abril, que logró el voto contrario de 5.352 vecinos, el 43% de la población de Amorebieta. Este grupo ha convocado para el próximo día 20 la séptima manifestación contra la central.

El permiso otorgado ayer incluye las medidas correctoras introducidas por el Gobierno vasco, que ha obligado a ESB a establecer medidas para supervisar la calidad del aire, y las propias establecidas anteriormente por el consistorio, como barreras arbóreas para minimizar el ruido y el impacto visual.

La promotora había pedido la licencia de actividad en noviembre pasado y esperaba iniciar las obras en el primer semestre de este año. El proyecto requerirá una inversión de 420 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de julio de 2002