Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La presidencia danesa de la Unión Europea 'aparca' la conferencia de paz para Oriente Próximo

El ministro danés de Asuntos Exteriores, Per Stig Moeller, cuyo país asume hoy la presidencia de la Unión Europea, tiene previsto presentar en Washington un nuevo plan de paz para Oriente Próximo a su homólogo estadounidense, Colin Powell. En una entrevista con el semanario Soendagsvisen, Moeller se declaró a favor de una serie de reuniones especializadas con objetivos específicos para resolver el conflicto palestino-israelí en lugar de la celebración de una gran conferencia de paz. El ministro asegura que ha informado de esta propuesta al allto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Javier Solana.

'Debemos abandonar la idea de convocar una gran conferencia de paz internacional en Oriente Próximo para encontrar una solución a este conflicto. No es una buena idea'. En cambio, Dinamarca 'propondrá, en nombre de la Unión Europea, que se comience por una serie de reuniones sobre temas limitados, como la cuestión de los refugiados palestinos, los problemas de seguridad entre palestinos e israelíes o el estatuto de Jerusalén', precisó el ministro.

El plan danés prevé que Estados Unidos, la UE, Rusia, los países árabes, Israel y los palestinos participen en estas reuniones, que deberían llevar a alcanzar resultados concretos, antes de ser convocados a una gran conferencia internacional de paz.

Dinamarca, mientras tanto, asume la presidencia comunitaria, que hoy le cede España, con la responsabilidad de dirigir la Unión en un semestre decisivo para la ampliación. Los Jardines Tívoli de Copenhague, uno de los parques de atracciones más famosos del mundo, serán escenario de un acto en el que estará con el presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi; el del Parlamento Europeo, Pat Cox, y Solana, entre otros invitados. El primer ministro danés, Anders Fogh Rasmussen, será el anfitrión de la ceremonia. La presidencia ejercerá su primera tarea oficial en una reunión de los miembros de la Comisión, al completo, con los ministros del Gobierno danés.

Dinamarca encara la presidencia convencida de que tiene ante sí la oportunidad histórica de culminar la ampliación de la UE al Este. Bajo el lema Una Europa, la nueva presidencia ha preparado un programa en el que se define como una 'oportunidad única' para aprobar la ampliación. Al contrario que en ocasiones anteriores, como ocurrió con motivo del primer referéndum sobre el Tratado de Maastricht, en 1992, o el del euro, en 2000, el sentimiento nacionalita danés no se orienta en contra de la UE, sino que ahora se vuelca hacia la responsabilidad con los Quince.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de julio de 2002