Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tribunal juzga al hijo del presidente de Corea del Sur por corrupción

Kim Hong-Gul, un hijo de presidente de Corea del Sur, Kim Dae-jung, compareció ayer ante los jueces acusado de corrupción y tráfico de influencias. Kim Hong-Gul, de 38 años, ha negado las acusaciones de tráfico de influencias durante la apertura de su proceso. Está acusado de haber recibido 3,1 millones de euros en acciones o en metálico a cambio de sus intervenciones a favor de varios empresarios. La acusación más grave está relacionada con el dinero que, presuntamente, recibió de la sociedad Tiger Pools International (TPI), que a cambio logró una licencia del Gobierno para explotar una lotería deportiva. Hong-Gul, que se encuentra detenido desde el 5 de junio, reconoció que tenía 66.000 acciones de TPI y 48.000 de una filial de la firma, aunque señaló que nunca había utilizado sus influencias a favor de ninguna firma.

Otro hijo del presidente, Kim Hong-Up, de 52 años, fue detenido la semana pasada por otro escándalo de corrupción y tráfico de influencias. El presidente Kim, cuyo mandato de cinco años expira en 2003 y que no puede volver a presentarse, ha pedido disculpas al país por la actitud de sus hijos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de junio de 2002