Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

42 años de viajes al mundo vecino

Han pasado ya 42 años desde que en octubre de 1960 se lanzó desde la Tierra el primer artefacto espacial con destino a Marte, el Mars 1960A soviético. Un total de 33 naves han intentado llegar o han llegado -los fracasos de misiones en esta difícil empresa han sido más numerosos que los éxitos- a Marte y han cambiado la visión del planeta rojo adquirida antes sólo con los telescopios desde la Tierra.

Los descubrimientos de rasgos geológicos, como cauces y cañones erosionados en la roca que inevitablemente inducen a pensar que allí ha corrido el agua en abundancia en algún momento, volcanes y casquetes polares con hielo y dióxido de carbono son conquistas de la exploración mediante naves en órbita y módulos de descenso que principalmente han venido haciendo rusos y estadounidenses, con participación más o menos intensa de científicos europeos. Ahora se suman a la aventura naves de la Agencia Europea del Espacio (ESA) y de Japón.

MÁS INFORMACIÓN

Marte es un mundo rocoso más pequeño que la Tierra (su radio mide 3.397 kilómetros, poco más de la mitad del terrestre), extremadamente seco y frío (la temperatura ronda los 40 grados bajo cero) y con una atmósfera muy liviana de dióxido de carbono, con nitrógeno y algo de argón. Un día marciano es casi igual que uno terrestre (24 horas y 37 minutos), pero el año (el tiempo que tarda el planeta en cumplir una órbita alrededor del Sol) es casi el doble de largo.

Aunque la distancia media entre las órbitas terrestre y marciana es de unos 75 millones de kilómetros, las naves espaciales, con los medios de propulsión actuales y aun eligiendo las mejores oportunidades de viaje por las posiciones relativas de ambos planetas, tienen que recorrer aproximadamente 250 millones de kilómetros y tardan unos siete meses en llegar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de junio de 2002