Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

'Mit brennender Sorge'

'Con ardiente preocupación' ['Mit brennender Sorge'] veía el Papa Pío XI la evolución política, moral, social e incluso psicopatológica de su rebaño de fieles católicos en la Alemania de 1937. No era para menos. Un día sí y otro también, un Hitler condescendiente se dejaba fotografiar entre obispos que saludaban brazo en alto a su paso. El Papa tenía razones para estar preocupado. El Concordato firmado con Hitler en 1933 no había tenido los efectos esperados. Habla Pío XI en la encíclica de que 'la experiencia de los últimos años fija responsabilidades y revelan intrigas que desde un principio sólo buscan una guerra de exterminio'.

No había problemas sólo en Alemania. En España, empujados en parte por el encanallamiento anticlerical de la izquierda republicana y por los resentimientos ancestrales, los obispos ya llevaban un par de años haciendo el saludo romano y fascista y bendiciendo gestas de reconquista como la matanza de la plaza de toros de Badajoz u otras ejecuciones sumarias y masivas. Al fin y al cabo para entonces los obispos españoles -vascos, catalanes, extremeños o castellanos- habían ganado ya casi la guerra con Franco y el general Yagüe. Era momento de aplaudir la victoria del oscurantismo, de las leyes de Dios y la Patria sobre las perniciosas ideas de la sociedad civil y laica, la respetabilidad y los derechos de todas las opciones de vida.

En Alemania, el único obispo realmente perseguido por el nacionalsocialismo -quizás también el único respetado por sus enemigos- fue el renano Von Galen, cuyo hermano, antinazi católico hiperactivo, salvó milagrosamente la vida hasta verse libre en la primavera de 1945 cuando huyeron los guardas del campo de concentración de Sachsenhausen en el que compartía barracón con el conde Von Kerstenbröck y algunos otros antinazis católicos acusados de estar implicados en la principal operación contra Hitler y el nazismo por parte alemana que fue el atentado del 20 de julio. Von Galen fue difamado y maltratado como único en la curia que antepuso la dignidad humana a la comunión con unos feligreses deshumanizados e indoctrinados que 'comprendían' las medidas que el régimen nazi aplicaba contra los 'enemigos del pueblo', judíos, comunistas, demócratas, gitanos, homosexuales, discapacitados, etc.

Fue la citada encíclica el acto de mayor coraje de un Papa que después se sumió en dudas y acabó viendo desde el Vaticano las deportaciones de los judíos, seguramente triste, pero sin mayores ademanes de protesta. Pese a ello, aquel texto tiene joyas que debieran recordar los obispos vascos, tan preocupados ahora en advertir a las víctimas de ETA y Batasuna de que, si se defienden a sí mismos y al Estado de derecho, puede empeorar su propia situación. 'Nadie sino una mente superficial puede caer en conceptos de un Dios nacional, de una religión nacional o pretender encerrar a Dios dentro de las fronteras de un único pueblo, de los estrechos límites de una raza'. Muchos sugieren que Pío XI acabó siendo un cobarde viendo el Vaticano rodeado por los nazis. La pastoral de los obispos vascos no lo convierte en un héroe. Pero nos demuestra que hace mucho más de medio siglo había alguien en el Vaticano que tuvo vergüenza suficiente para hablar alto contra quienes nos quieren imponer, como la iglesia de sus tiempos más tenebrosos, su verdad por medio del miedo a la muerte. ETA y Batasuna, pero también la retórica lúbrica y siniestra del nacionalismo clerical son el más terrible remanente de la España negra de la que, con la Constitución, nos hemos liberado la inmensa mayoría de los españoles. No combatir con la ley y la palabra a esos descendientes de Torquemada que son Herria 2000 Eliza, los encapuchados de Otegui y nuestro protocarlista Arzalluz, sería una traición a la lucha de siglos y millones de víctimas en toda Europa en busca de un mundo abierto, de todos y para todos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de junio de 2002