OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

Nuevos Ministerios

Tras la inauguración de la zona de facturación de Nuevos Ministerios, un amigo y yo, estudiantes de un curso de prevención de riesgos laborales, hemos dedicado una mañana a preguntar al personal de líneas aéreas presente allí.

Esto es un análisis somero de lo que hemos visto. No existen dispositivos de protección antiincendios en las zonas de los mostradores de facturación, que acumulan gran cantidad de papel -material combustible-. En este sentido, tampoco existe plan de evacuación y el personal no conoce las salidas de emergencia.

La iluminación no está pensada para trabajar, sino para facilitar los desplazamientos de viajeros. A raíz de esto, se producen continuos deslumbramientos, acompañados de fuertes contrastes lumínicos, fatiga visual e incluso fotofobia. Las pantallas no están adaptadas.

El ambiente sonoro es claramente molesto: ruido exterior, el proveniente de las obras de remates inacabados de la estación, el de las instalaciones de climatización y ventilación, el del paso de viajeros... No existen botiquín ni cuartos de baño.

El ambiente térmico está sujeto a múltiples oscilaciones, corrientes de aire y humedad. No entramos en analizar el espacio físico (suelos, paredes e instalación eléctrica), pues eso exigiría colaboración por parte de Metro y no creemos que estuvieran demasiado dispuestos a colaborar.

Nos fuimos de la estación con la sensación de que en este país existen muchas leyes que protegen al trabajador, pero luego hay que ver lo difícil que es que se cumplan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 01 de junio de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50