Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta ultima con El Monte, San Fernando y Unicaja su incorporación a la aeronáutica Sacesa

Las cajas inyectarán 4,8 millones a la empresa, que fabricará piezas para el A380 de Airbus

Los planes de la Consejería de Empleo para fortalecer Sacesa, empresa auxiliar aeronáutica que ya tiene un contrato del programa del A380, el próximo avión gigante de Airbus, empiezan a tomar cuerpo. La junta general de accionistas de esta firma, participada hasta ahora por el IFA y CASA, aprobó a principios de esta semana una nueva ampliación de capital diseñada para las cajas de ahorros. La Consejería tiene ya muy avanzadas las negociaciones con El Monte, Caja San Fernando y Unicaja que inyectarían conjuntamente 4,8 millones de euros al capital y las reservas de Sacesa.

La Sociedad Andaluza de Componentes Especiales (Sacesa) nació en Sevilla en 1995 de las cenizas de HTC y del respaldo público del IFA (55%) y CASA (45%), que se hicieron con los mandos de la empresa, orientada desde el principio a la fabricación de componentes estructurales con fibra de carbono y de elementos metálicos de los aviones. Las subcontratas de aviones del consorcio europeo Airbus (A320 y A340) y de CASA, le permitieron despegar y comenzar a competir por otros contratos internacionales (timones de profundidad para Boeing, elementos del lanzador Ariane V, estabilizadores para Dornier).

Pero el reciente encargo de Airbus para fabricar los paneles del fuselaje inferior del A380, el gigante de 555 plazas con el que el consorcio europeo quiere arrebatar definitivamente a Boeing la supremacía en la aviación civil ha hecho entrar a Sacesa en otra dimensión. El contrato con Airbus exige a la empresa hispalense un salto financiero que de garantías de que va a ser capaz de realizar las inversiones necesarias para asumir el pedido. En diciembre de 2001, el IFA decidió impulsar una ampliación de capital para aumentar los recursos de la firma aeronáutica.

La primera fase de esta ampliación estaba limitada a los dos socios, IFA y CASA, que acordaron realizar aportaciones muy dispares. El organismo autonómico tenía que inyectar 2,25 millones mientras que la empresa estatal se limitaba a poner 450.000 euros. Al final de esta fase, el capital social pasaría de los 2,46 millones de euros a los 5,15 millones. La junta general de accionistas del pasado lunes dio por finalizada esta fase y abrió la siguiente: una emisión de acciones por valor de 4,81 millones de euros. La idea de los socios de Sacesa es que 1,47 sirvan para fortalecer las reservas de la empresa y los otros 3,34 se integren en el capital social, que al final de todo este proceso se habrá triplicado, cumpliendo las condiciones para activar el contrato del A380.

Negociaciones

Desde el principio, la intención de la Consejería de Empleo fue que esta última fase de la ampliación de capital fuera suscrita enteramente por las cajas de ahorros andaluzas. Tras varios contactos, la aportación de las cajas ya está casi definida: El Monte, Unicaja y Caja San Fernando, según fuentes autonómicas, están dispuestas a asumir, a partes iguales, la ampliación. De esta manera, el IFA y el grupo de las cajas tendrían participaciones parejas (40% cada uno) mientras que CASA rebajaría su presencia hasta el 20%.

La incorporación de las tres cajas a Sacesa -que aspira a triplicar su facturación de 12,3 millones de euros y mantener 200 puestos de trabajo con el contrato del A380- es sólo el primer paso de una serie de operaciones en las que la Junta quiere involucrar al sistema financiero andaluz para permitir a la industria aeronáutica auxiliar que luche por nuevas subcontratas del A380 y del A400M, el avión de transporte militar que se ensamblará en Sevilla. Aumentar los recursos de Andalucía Aeroespacial (formada por diez empresas) y firmar un acuerdo con un socio industrial son los siguientes pasos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de junio de 2002