Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vertidos incontrolados de basuras urbanas superaron las 238.000 toneladas en 2001

El informe del Comité Económico y Social señala que Alicante exportó residuos

Más de 238.000 toneladas de residuos urbanos generados en las provincias de Valencia y Castellón fueron vertidos de forma incontrolada durante 2001, según revela la memoria del Comité Económico y Social (CES). Del total, 138.000 toneladas corresponden a la provincia de Castellón, donde las basuras cuyo destino son los vertidos incontrolados suponen el 47% del total de residuos urbanos que se producen en la zona. En el caso de Valencia, el vertido incontrolado como destino de los residuos sólo afecta al 8,9% del total que genera la provincia.

Pese a estos datos, la memoria de la situación socioeconómica y laboral de la Comunidad Valenciana elaborada por el Comité Económico y Social (CES), señala que se trata de 'resultados positivos' teniendo en cuenta los índices registrados en años anteriores, cuando los vertederos incontrolados 'acogían' una media del 20% del total generado en la Comunidad. El documento destaca, en cualquier caso, que no se han podido analizar los datos referentes a la provincia de Alicante debido al traslado de una parte de los residuos urbanos a otras comunidades.

Durante 2001, la Comunidad Valenciana generó un 9,1% más de basura que en los dos años anteriores. Por provincias, Valencia destaca como mayor 'productora', con más de 1,1 millones de toneladas, aunque ha sido Alicante la que ha registrado un mayor incremento de residuos producidos, con una variación porcentual de más de 15 puntos. Aún así, la cantidad de residuos tratados disminuyó el año pasado respecto del anterior y también se produjo una reducción del 7% en las toneladas de residuos reciclados.

En cualquier caso, la recogida selectiva supone unos porcentajes mínimos en el total de residuos ya que únicamente se selecciona el 3% de la basura que se genera. La provincia más adelantada en este proceso es Valencia, con un 3,4%, seguida de Alicante, con un 2,8%, mientras que en Castellón el índice sólo alcanza el 2,5%.

En lo que se refiere a residuos peligrosos producidos en la Comunidad Valenciana, según las memorias de los productores y gestores que recoge el informe del CES, la cantidad producida asciende a 264.796 toneladas de las que un 20% fue tratado en otras comunidades, aunque la valenciana también recibió más de 11.000 toneladas de residuos peligrosos producidos en otras autonomías.

Por otra parte, la directora general de Educación y Calidad Ambiental, Pilar Máñez, afirmó ayer en Castellón que la Consejería de Medio Ambiente ha enviado a 'un técnico para inspeccionar' y analizar la situación en la que se encuentra el paraje protegido de la desembocadura del río Mijares donde, según denunció el miércoles la Colla Ecologista de Castellón, se está produciendo el vertido sistemático e incontrolado de residuos en ambos márgenes. Máñez contestó a la acusación de los ecologistas y del concejal de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Almassora, Manuel Balada, que responsabilizan a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) de permitir los vertidos y desentenderse de las labores de limpieza tanto del Mijares como de los residuos tóxicos de la empresa Intal en la Rambla de la Viuda.

Así, Máñez manifestó que 'independientemente de a quién competa' la retirada de los desechos, la Administración autonómica debe actuar 'subsidiariamente' para limpiar la zona y acabar 'con estos residuos tóxicos y los vertederos incontrolados'. Máñez añadió que 'serán los juzgados quienes decidan con posterioridad la responsabilidad de estas labores'.

Por su parte, los servicios técnicos de la CHJ no se pronunciaron sobre los vertidos al río Mijares pero sí lo hicieron respecto a los residuos tóxicos de Intal, eludiendo toda responsabilidad. En un comunicado emitido ayer, aseguraron que fueron realizados 'en una zona de policía de la Rambla de la Viuda y no en cauce público, no siendo por tanto competencia de este organismo las actuaciones de descontaminación de suelo que puedan ser ejecutadas'. La 'zona de policía' es una franja de terreno de cien metros de anchura, desde el límite del área considerada lecho fluvial hacia ambos márgenes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de mayo de 2002