Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Méndez dice que la acusación de 'indolencia' del Gobierno a los andaluces daña más que la huelga

El líder de UGT teme que el 'decretazo' empeore durante su tramitación en el Congreso

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, hizo ayer un llamamiento a la tranquilidad ante la huelga general convocada el 20 de junio, un día antes de que comience la cumbre europea en Sevilla. Méndez pidió que se asuma con naturalidad la huelga y aseguró que la imagen de Andalucía y Sevilla 'no se verá dañada' con el paro general convocado por UGT y CC OO, a la vez que acusó al Gobierno central y, en concreto, al ministro de Trabajo, Juan Carlos Aparicio, 'de perjudicar la buena imagen de Andalucía al decir que los andaluces son indolentes'.

Cándido Méndez aprovechó su presencia en la clausura del III Congreso de la Federación de Industrias Afines de UGT, celebrado en la capital andaluza, para exponer los argumentos sindicales para la convocatoria de huelga general.

Asimismo, quiso replicar las declaraciones de los distintos dirigentes del Partido Popular que han advertido en los últimos días del daño que va a sufrir la imagen de Sevilla y Andalucía por la convocatoria de la huelga en la víspera de la cumbre europea. Para Méndez, el prestigio de la ciudad y de la comunidad está a salvo ya que tienen 'una imagen muy sólida, desde el punto de vista internacional, que no va a depender de lo que pueda acontecer en un día'.

Méndez invirtió la acusación del PP y señaló al Gobierno como responsable de la imagen negativa que se pueda tener de los andaluces en el exterior de la comunidad. 'Han podido provocar más daño, y probablemente algún daño han provocado, declaraciones como las del ministro de Trabajo manifestando que los andaluces eran personas indolentes, intentando proyectar una imagen de Andalucía como una sociedad premoderna y semiafricana. Eso sí que perjudica la buena imagen de Andalucía', dijo Méndez. El dirigente sindical acusó al presidente del Gobierno, José María Aznar, de 'dañar la imagen de España, al tratar a los parados de vagos'.

'Ostentación de seguridad'

También cuestionó el máximo responsable de UGT el dispositivo de seguridad diseñado por el Gobierno de cara a la cumbre europea que se celebrará en Sevilla el 21 y el 22 de junio. Méndez exigió al Gobierno central que 'no haga ostentación de las medidas de seguridad' para no convertir a Sevilla en una 'ciudad sitiada'. Añadió que se debe evitar lo ocurrido en la cumbre de Barcelona, donde se dio una imagen 'repelente' de la ciudad catalana.

Por su parte, el secretario general de UGT en Andalucía, Manuel Pastrana, señaló que los supuestos daños de la huelga general del 20-J 'son un argumento falaz' del Gobierno y forman parte de 'esa campaña de piquete contra la huelga'.

Ambos líderes ugetistas insistieron en que la única salida para desconvocar la huelga es que el Gobierno retire el decretazo que aprobó el pasado viernes sobre la reforma del desempleo. Asimismo, tanto Méndez como Pastrana desconfiaron de que el texto sufra alguna mejora en su tramitación parlamentaria como proyecto de ley. Es más, expresaron su temor a que la reforma pueda 'empeorar' a su paso por el Congreso de los Diputados.

Los dirigente sindicales también mostraron su 'inquietud' ante la posibilidad de que el Gobierno pueda 'aprovechar' el trámite parlamentario del decretazo para cambiar la regulación de los convenios colectivos. En este sentido, reclamaron a José María Aznar que 'diga que no se va a aprovechar la tramitación para dar el golpe a los convenios colectivos'.

Cándido Méndez acusó a Aznar de 'haber incurrido en una clara provocación' al imponer la reforma del desempleo, ya que éste 'sabía' desde hace cuatro años la posición de los sindicatos. Afirmó que el presidente del Gobierno conocía que las centrales apuestan por una reforma 'para mejorar, pero no para empeorar' las prestaciones a los desempleados.

Méndez interpretó que Aznar ha aprobado la reforma del desempleo, en el semestre en que a España le corresponde la presidencia la Unión Europea, para cumplir sus aspiraciones europeístas. A juicio del dirigente de UGT, Aznar está 'haciendo méritos' ante los presidentes de los gobiernos europeos conservadores para garantizarse su apoyo y garantizarse 'un retiro dorado' en Europa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de mayo de 2002