Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición abandona el pleno para denunciar la ausencia de ministros en las sesiones de control

El Grupo Popular califica el acto de 'bufonada y desprecio al Parlamento'

Por primera vez desde la reinstauración de la democracia, casi toda la oposición abandonó ayer el hemiciclo, que se quedó vacío en todo su ala izquierda durante 25 minutos. Mientras la clásica sesión de control de los miércoles continuaba, PSOE, IU, PNV y Grupo Mixto celebraban en otra sala del Congreso un pleno alternativo, un remedo de control al Gobierno pero sin ministros. Durante todo ese tiempo, los portavoces de la oposición criticaron al Ejecutivo en la sala Internacional y se jalearon unos a otros mientras los diputados del PP controlaban al Gobierno en el hemiciclo. Protestaba así la oposición por lo que el portavoz socialista, Jesús Caldera, llamó 'huelga del Gobierno en el Parlamento'. El Ejecutivo, sostienen, no se deja controlar, no respeta a las minorías, no responde o, cuando lo hace, 'desprecia y machaca al que pregunta', de forma que en realidad las sesiones parecen un 'control a la oposición'. La sesión de ayer fue la gota que colmó el vaso porque se ausentaron tanto el presidente del Gobierno como los dos vicepresidentes y el ministro de Exteriores. En realidad, todos tenían excusa oficial, y tal vez por eso los portavoces hicieron más bien una especie de resumen de todos los desplantes del Ejecutivo desde que tiene mayoría absoluta.

El PP, CiU y Coalición Canaria continuaron con la sesión. El Gobierno llevó hasta nueve ministros a la Cámara -a pesar de que sólo cuatro de ellos estaban convocados para responder a preguntas- y tachó la iniciativa de 'bufonada' que 'desprecia al Parlamento'. 'Hoy es un día triste para la democracia', proclamó el portavoz del Grupo Popular, Luis de Grandes.

'Hoy es un día de alegría, de vida, de ilusión democrática', respondía en la otra sala Felipe Alcaraz, portavoz de IU. Los calurosos aplausos que recibió éste y otros portavoces de grupos minoritarios por parte de los diputados socialistas mostraron que el consorcio opositor, en definición del PP, actuó ayer como un bloque sólido. 'Aznar, convertido en el Capitán España, dirá que formamos parte del eje del mal', ironizó Alcaraz.

El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, no estuvo en el Congreso, así que las críticas las vertió Caldera: 'Aznar justifica sus actuaciones porque tiene diez millones de votos. Nosotros, todos juntos, tenemos diez millones y medio'. Además aseguró que cuando gobernaba Felipe González 'se respetaba a la oposición' mientras ahora el PP copa todas las preguntas al Gobierno que le corresponden -más de la mitad-. De esta forma, hay grupos, como el PNV o el Grupo Mixto, que nunca pueden preguntar el presidente, y así lo recordaron sus portavoces, Iñaki Anasagasti y Joan Puigcercós.

Cuando el PP terminó de hacer sus preguntas, denominadas por la oposición 'juegos florales y botafumeiros', los diputados del consorcio volvieron a sus escaños para continuar con la sesión ya dentro del hemiciclo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de mayo de 2002