Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Mundial 2002 | FÚTBOL

Zidane alarma a Francia

El centrocampista se lesiona en el último amistoso y es duda para la apertura contra Senegal

Francia está asustada. La actual campeona del mundo vio ayer cómo Zidane pedía el cambio en el minuto 38 del partido amistoso con Corea del Sur (2-3) al resentirse de un dolor en el muslo anterior de la pierna derecha. Jean-Marcel Ferret, el médico de los bleus, confirmó que el centrocampista sufre una pequeña lesión el el cuádriceps y hoy mismo le someterá a un examen para saber el tiempo que estará de baja. El margen de maniobra es limitado: Francia abrirá el Mundial el próximo viernes ante Senegal en el partido inaugural y no quiere todavía pensar en un debut sin Zidane, el artífice de la victoria en el último Mundial -autor de dos de los tres goles contra Brasil- y capaz de marcar tantos como el que permitió al Madrid alzarse con la última Liga de Campeones.

La lesión de Zidane ha supuesto un duro mazazo para Francia, sumida de por sí en un mar de dudas desde que empató ante Rusia (0-0) y perdió frente a Bélgica en París (1-2) justo antes de viajar a Ibuski (Japón), donde instaló su primer cuartel general. Pero no sólo eso: los primeros entrenamientos han estado salpicados de entradas duras y varios jugadores están lastimados.

Precisamente, la llegada de Zizou, que retrasó unos días su viaje a Japón por el nacimiento de su tercer hijo, volvió a calmar los ánimos. El madridista se incorporó el viernes a la concentración y sus compañeros se deshicieron en elogios. 'Le echábamos de menos. Las cosas serias empiezan con él', dijo Petit, centrocampista del Chelsea. 'Con permiso de Pelé, Maradona y Platini, Zizou es el mejor jugador del siglo', añadió Barthez, el portero del Manchester. El seleccionador, Roger Lemerre, incluso ensalzó la capacidad de liderazgo del marsellés: 'Con él nos sentimos más fuertes'.

Pero la paz apenas ha durado 48 horas. Francia abandonó el sábado Japón y se instaló en Seúl, donde jugó ante Corea su último amistoso. El paisaje no pudo ser más desolador: Zidane se cayó del equipo muy pronto por una lesión y se le vio intentando aplacar su dolor en la pierna con una bolsa de hielo. Corea se fue al descanso con un 2-1 acogido por júbilo por su entusiasta afición. Pero Francia puso en la segunda parte las cosas en su sitio y remontó el marcador. Tras el partido, sin embargo, Lemerre expresó su inquietud por la debilidad de su defensa, especialmente ante los balones parados, y la facilidad con la que pareció desbordada por momentos ante la correosa selección surcoreana, dirigida por el holandés Guus Hiddink.

Pero, sin duda, su principal preocupación se centra en Zidane: 'Zizou ha tenido la sensación de sufrir una pequeña rotura en el cuádriceps. Es un problema porque las lesiones musculares nunca sabes cuánto pueden durar. Ahora tan sólo somos 22 y el equipo está más débil', dijo en tono pesimista.

El reglamento de la FIFA impide hacer sustituciones en las listas salvo que un jugador se lesione 24 horas antes del primer partido. Así que Francia está ansiosa porque teme que justo ahora, cinco días antes del inicio, Zidane acuse el precio de su densa temporada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de mayo de 2002