Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mundial 2002 | FÚTBOL

Una influencia 'perturbadora'

El seleccionador irlandés echa a su capitán, Keane, por sus críticas

'Roy Keane jugará el Mundial porque es uno de los mejores futbolistas del mundo y cada semana disputa partidos con uno de los equipos [el Manchester United] más grandes del mundo'. Así hablaba Mick McCarthy, el seleccionador irlandés, el pasado miércoles. Venticuatro horas después, de su misma boca salían las declaraciones siguientes: 'La presencia de Roy Keane en el equipo supone una influencia perturbadora [sobre sus compañeros]. Reconozco su capacidad como jugador, pero ha hecho una serie de comentarios críticos y ya no se habla de otra cosa. Lo mejor es que se vaya'.

Y Keane, ayer mismo, se fue del hotel de la concentración, situado al norte de las islas Marianas, en el océano Pacífico. ¿Qué hizo Keane, la gran estrella de la selección y su capitán, como también lo es del Manchester, para merecer el despido? Pues criticar abiertamente el ambiente que existe en la selección y el lugar de alojamiento, además de amenazar con abandonarlo ya mismo. 'He venido para hacerlo bien y quiero que los que me rodean hagan lo mismo. Si noto que no todos están en la misma disposición, no hay razón alguna para seguir si no es sólo con afán de pasar el rato', declaró poco después de iniciarse el stage. Pero no se quedó ahí: 'Me doy con la cabeza contra un muro cada vez que me planteo ciertas cuestiones sobre este viaje. Desde las instalaciones que utilizamos hasta los pantalones cortos que vestimos. Pero esto es sólo la punta del iceberg'.

Enterado de sus manifestaciones, McCarthy habló con Keane y éste, por lo visto, recapacitó: 'Me reuní con él y me dijo que se iba. Sé que está preocupado por sus problemas de rodilla [le impidieron disputar con el Manchester las semifinales de la Liga de Campeones ante el Bayer Leverkusen] y me dijo que, además, tiene motivos personales que prefiere no comentar. Por fortuna, en las últimas horas ha cambiado de idea'.

Cambió de idea Keane y, sorprendentemente, también lo hizo el propio McCarthy, que ayer anunció su decisión de prescindir del futbolista. 'No puedo ni debo tolerar que se hable en esos términos y al que abuse le mandaré a su casa'.

Por su parte, Milo Corcoran, el presidente de la federación irlandesa, apuntó: 'Somos 23 hombres en el equipo y, en este momento, uno se ha ido, por lo que no se trata de un problema general que afecte a la selección'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de mayo de 2002