Un ex alumno acusa al arzobispo de Milwaukee de abuso sexual

El arzobispo de Milwaukee le pidió ayer al Papa que acelerara su renuncia tras admitir que había pagado casi medio millón de dólares para zanjar una acusación de abuso sexual, pero negando al mismo tiempo que él hubiera abusado de la víctima. El arzobispo Rembert Weakland, considerado como una de las voces progresistas del catolicismo en Estados Unidos, ha sido uno de los promotores de la política de tolerancia cero con los sacerdotes que abusen de menores. También es el prelado de más alta jerarquía acusado hasta el momento en el escándalo sexual que sacude a la Iglesia norteamericana.

No fue una admisión voluntaria. El arzobispo reaccionó a las revelaciones que un ex alumno hizo por la mañana en uno de los programas de mayor audiencia de la televisión, Good morning, América, de la cadena ABC. Su acusador, Paul J. Marcoux dijo que hace 22 años el sacerdote le 'intentó besar y le bajó los pantalones una tarde en la que él le había ido a pedir consejo porque quería hacerse sacerdote'.

Más información

Horas después, el arzobispo negó la versión de Marcoux: 'Nunca he abusado de nadie y no he visto a Paul desde hace 20 años'. El acuerdo extrajudicial que sellaron hace cuatro años incluía una cláusula de confidencialidad que ayer violó Marcoux.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 23 de mayo de 2002.