Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tensión en los medios de comunicación británicos

Síntoma claro, o quizás causa, de las dificultades que atraviesan las negociaciones entre España y el Reino Unido sobre Gibraltar es la atención tensa que le dedican los medios de comunicación británicos. Sólo un diario, el Daily Telegraph, se ocupó en su edición de ayer, con carácter previo, del encuentro que iban a celebrar el presidente del Gobierno, José María Aznar, y el primer ministro, Tony Blair. Lo hizo para advertir de que las conversaciones 'pueden estar cerca del colapso'.

La visita de Aznar fue, en cambio, noticia de apertura de casi todos los informativos matutinos de la radio y la televisión, que comentaban los 'riesgos estratégicos' que las negociaciones sobre Gibraltar representan para el Reino Unido, y expresaban comprensión hacia el rechazo que manifiestan los gibraltareños. Un político cargaba definitivamente el tono hacia la protesta al preguntarse cuánto tiempo tardaría Londres en tener que renunciar a las Malvinas si cediese ahora Gibraltar.

Este enviado especial fue testigo involuntario de la dificultad que encuentra la manifestación de otras opiniones. Invitado con insistencia el domingo por la noche para acudir al informativo de la mañana de BBC One, esperaba, ya maquillado, junto al estudio cuando fue informado a las siete de la mañana, 20 minutos antes de la hora señalada para su intervención, de que se había caído del cartel porque 'el productor tenía que meter a otro'. El personaje entrevistado finalmente fue el ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana.

Todos los diarios británicos incluían ayer una página completa de publicidad en color pagada por el Gobierno gibraltareño en la que se pedía la suspensión de las negociaciones con España sobre la soberanía compartida del Peñón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de mayo de 2002