Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un incendio aún bajo sospecha

El viernes 20 de agosto de 1999, a las 15.30, llamas de hasta cuarenta metros de altura, desatadas en la ladera oriental del monte de Abantos, obligaron a evacuar a 10.000 personas en San Lorenzo de El Escorial. Los vecinos no pudieron volver hasta el día siguiente, cuando ya el incendio empezaba a ser controlado. Pronto surgieron sospechas de que el fuego podía ser intencionado. La fiscalía inició investigaciones, y un juzgado de San Lorenzo abrió el caso. Pero fue archivado, pues los informes de la Guardia Civil concluyeron que el incendio había sido fortuito. No obstante, un juez reabrió la investigación en mayo de 2000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de mayo de 2002