Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÓNICA

La grandiosa quinta del Valencia

El equipo che logra el título después de 31 años - El Madrid puede caer a la previa de la 'Champions', y el Barça acaricia una plaza - El Zaragoza desciende con tangana final - Mallorca, Tenerife y Las Palmas se jugarán las otras dos plazas - Rayo, Real, Osasuna y Villarreal, salvados

El mismo día que Cúper se quedó de nuevo a las puertas de un título, el Valencia se alzó en Málaga con su quinto campeonato de Liga. Toda una gesta para un equipo que ha esperado 31 años para tocar de nuevo el cielo y lo ha hecho en la temporada en que menos contaba, con un presidente novato (Jaime Ortí), un técnico sin pedigrí (Rafa Benítez), un capitán a la fuga (Mendieta) y sin un sólo fichaje de relumbrón (Salva, Rufete, Curro Torres, De los Santos y Mista). Pero con todo en contra, el Valencia ha abierto una cuña entre los primeros aspirantes (Madrid, Barça y Deportivo). Y lo ha hecho a base de entereza, superando momentos muy crudos, como aquel día de diciembre en el que Benítez estuvo con la soga al cuello en Montjuïc. El mismo técnico al que un despiste en Novelda le costó la eliminación en la Copa y al que Cúper, su predecesor, expulsó injustamente de la UEFA. Pero Benítez -que con 42 años es el técnico más joven en ganar una Liga desde que con 33 lo hiciera Clemente con el Athletic- supo coser un conjunto a partir de un fenomenal sistema defensivo. Sin grietas atrás, el Valencia se enganchó a Baraja y Aimar, dos futbolistas sensacionales que tiraron ofensivamente del equipo en el último tramo de la Liga. La corona hace justicia con una afición siempre volcánica, fiel como pocas, a la que en las dos últimas campañas se le escaparon muchas lágrimas.

Al margen del exitazo del Valencia, la penúltima jornada dejó un montón de huellas. Por arriba, el Madrid se complicó la vida ante el Mallorca (0-0), ya que la victoria del Depor ante el Betis (0-3) le obliga a empatar al menos en Riazor el próximo viernes. En caso contrario tendría que jugar la fase previa de la Liga de Campeones, un verdadero engorro en agosto. A la otra plaza de Champions se agarró con fuerza el Barça, que ganó al Espanyol mientras el Celta patinó con el Sevilla. A los azulgrana les vale un punto en Zaragoza.

Y precisamente el Zaragoza fue ayer el protagonista triste de la jornada. Consumó su descenso ante el Villarreal y la tangana final, con Acuña pataeando a un aficionado, empaña aún más la sombría situación del campeón de Copa, que llevaba 25 años seguidos en Primera. Desde el cortocircuito de Cantona cuesta recordar algo tan deprimente. Si el Zaragoza perdía los papeles, Rayo, Real, Osasuna y Villarreal resoplaban por su permanencia. El Mallorca, al que le sirve ganar al Valladolid en Son Moix, Las Palmas y Tenerife se jugarán las otras dos plazas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de mayo de 2002