España se opone a que gays y lesbianas tengan voz en la ONU

España fue el único país europeo que se opuso el pasado jueves a que la Asociación Internacional de Lesbianas y Gays (ILGA) entrara en el grupo de ONG que asesoran al Consejo Económico y Social de la ONU. La iniciativa había partido de EE UU, Australia y fue 'especialmente' apoyada por Alemania, Francia y Holanda , según una nota de la ILGA. El representante español se desmarcó de sus colegas europeos, y votó con Egipto (que encabezaba la oposición y cuyos tribunales condenan a trabajos forzosos a los gays), Irán y Sudán (que castigan las relaciones consentidas del mismo sexo con la pena de muerte) , Zimbabue (cuyo presidente, Robert Mugabe, ha declarado que los homosexuales son 'peores que perros y cerdos' y que deben ser 'exterminados') y Uganda y Qatar, entre otros países con leyes homofóbicas, según la asociación.

Era la primera vez que se votaba la inclusión de la ILGA entre las ONG que aconsejan sobre derechos humanos a la ONU, un grupo del que forma parte, por ejemplo, Amnistía Internacional. La asociación agrupa a más de 500 organizaciones de gays, lesbianas y transexuales de 85 países, explicó ayer Jordi Petit, secretario general entre 1995 y 1999. 'Es claro que muchos países no quieren que las denuncias de la ILGA se oigan en la ONU', afirmó Petit. 'Lo que causa estupor es que España esté entre ellos'.

Petit señaló que la postura española es 'incomprensible'. En julio la ONU rechazó por un voto dar el estatuto de observador a la ILGA en la conferencia sobre el racismo en Suráfrica, 'pero entonces España votó a favor', indicó Petit. Esta vez el resultado fue de 29 votos en contra, 17 a favor y siete abstenciones. 'Ni siquiera Austria, con Gobierno conservador, se ha opuesto', dijo el ex secretario de la ILGA. 'No entendemos que , Josep Piqué, venga a la sede del Colectivo de Gais y Lesbianas de Cataluña a hacer campaña en las elecciones, y luego su departamento se comporte como si fuéramos una república bananera', añadió Petit.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS