Rojo: 'Si no podemos hacer listas, Euskadi será una democracia orgánica'

El líder socialista alavés sustituye hoy a Redondo en la ejecutiva federal del PSOE

El líder de los socialistas alaveses, Javier Rojo, que hoy toma posesión de su cargo en la ejecutiva federal del PSOE en sustitución de Nicolás Redondo, ha pedido a los nacionalistas que no abandonen a los partidos constitucionalistas a la hora de hacer las listas municipales porque si no el sistema democrático se puede 'derrumbar' en Euskadi. 'Si PP y PSE no pueden hacer listas como el nacionalismo, sólo habrá una democracia orgánica a la vasca'.

Más información

Tras el congreso del PSE, a finales de marzo, y la operación fallida para lograr una secretaría de consenso, parece que José Luis Rodríguez Zapatero ha querido hacer justicia con su amigo Javier Rojo al nombrarle secretario de Relaciones Institucionales del PSOE. En una entrevista concedida a EL PAÍS, Rojo lo ve desde otro prisma. 'Me gustaría que no se planteara como un asunto de justicia, sino como una decisión política compartida por mi secretario general, Patxi López. Si no hubiera sido así, no habría aceptado', dice.

Lo que parece evidente es que es un claro avance en la promesa de integración que hizo López al llegar a la secretaría general, tras un congreso en el que excluyó de la ejecutiva a los seguidores de Redondo y al Nuevo Socialismo Vasco de Gemma Zabaleta.

'Buscar la integración'

'Es coherente con el discurso que hizo Patxi de seguir buscando la integración. Debe ir por ese camino y mantener el clima de confianza que se ha creado en las reuniones de la ejecutiva tras el congreso. Es indudable que aún hay aristas marcadas y, además, integración no debe ser pensamiento único', comenta.

Pero Rojo, que apoyó al candidato redondista Carlos Totorika en el cónclave del PSE, no quiere que se confunda lealtad con servilismo. 'Quiero estar en la coordinación, en la colaboración y en la lealtad con Patxi; en este barco estamos juntos. Pero aborrezco los comportamientos serviles. Parte de nuestros errores han estado en que algunos le decían al jefe sólo lo que quería oír'.

Los dirigentes socialistas que aconsejaron a Zapatero que situara a López y no a Rojo creen que hay cierto riesgo de que aflore un doble discurso del socialismo vasco. 'No estoy en esto para confrontar con Patxi', señala con vehemencia Rojo, 'sería un error que sólo conduciría al fracaso. Me gustaría ser el entronque del PSE en el PSOE, pero no para eclipsar a nadie'.

De hecho, tanto Rojo como López coinciden en su decepción tras el encuentro entre el líder del PSE y el lehendakari, Juan José Ibarretxe. 'Patxi trajo una enorme decepción. Ibarretxe no está libre en sus decisiones por esa maraña creada a su alrededor por el nacionalismo más arcaico y ancestral. Está muy bien que inaugure cosas, que hable de lo vasco fuera, pero lo primero es atender su casa y a los que más sufrimos: ese medio país que se está desangrando y que no tiene ni la democracia ni la libertad que tiene él y los que piensan como él. Nosotros queremos ayudarle, pero no a cambio de que comulguemos con sus postulados'.

El líder alavés está seguro de que el PNV no va a convocar en esta legislatura la consulta sólo porque no está en condiciones de ganarla. 'No habrá consulta porque sabe que en Álava no la gana y yo estaré al frente de la manifestación para hacer frente a ese disparate, que nos llevaría a la confrontación y la fractura social'.

La propuesta lanzada por el PSE-EE para que ningún partido utilice los votos de Batasuna en las instituciones no ha tenido una gran aceptación ni en las filas del PP. Nadie quiere quedar maniatado en la Cámara vasca. 'Es que lo terrible es que en el Parlamento sólo se discute de los temas que interesan a Batasuna y lo que teníamos que lograr es convertirles en parlamentarios virtuales, fantasmas, porque no creen en los valores de la democracia, se aprovechan de ella'.

A la pregunta de si cree que por eso hay que ilegalizarla a toda prisa, responde que su intuición le hace pensar que la Ley de Partidos tendrá consensos importantes. 'Pero si Aznar la quiere sacar a machamartillo, sin consensos amplios y sin todas las garantías constitucionales, será su fracaso'. Un consenso que, dice, no será a costa de que el PSOE se arrugue. 'Aznar no va a hacerle doblar la rodilla a Zapatero'.

'Emilio Guevara quiere que contemos con él'

Javier Rojo cree que tanto Aznar como Arzalluz usan la posible ilegalización de Batasuna de manera electoral. "El PNV, para llevarse los votos descolgados de Batasuna y Aznar, sacando la bandera de la España una, grande y libre. Pues nosotros, ni con los que nos han llevado al fracaso [PNV], ni con los que nos llevarían al abismo [PP]". Se ilegalice o no a Batasuna, las dificultades de los constitucionalistas para hacer listas municipales serán enormes. "Yo le pregunto al PNV: ¿cuántos de ustedes estarían dispuestos a ir en nuestras listas? O cuántos hay que están pensando: a más nos toca si no están. A mí, Emilio Guevara [que fue expulsado del PNV] me ha dicho: "Lo más grave que le puede pasar a una sociedad es no poder tener representantes porque les quieren asesinar, aquí me tienes a tu entera disposición".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 28 de abril de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50