Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La vida cotidiana durante el franquismo

Tito Fernández refleja en 'Cuéntame cómo pasó' el latido de España en el último tramo de la década de los sesenta

Tito Fernández está acostumbrado al éxito. Durante tres décadas, su película No desearás al vecino del quinto fue la más vista de la cartelera española. Ahora, con Cuéntame cómo pasó, arrasa en televisión. La semana pasada, este meticuloso retrato de la España franquista sentó ante el televisor a seis millones de espectadores. Una muestra: 'La ex diputada de UCD Carmela García Moreno, que es una persona que vivió aquella época con mucha intensidad, decía que en cada capítulo veía reflejada su vida', explica Tito Fernández, director de este paseo sentimental y no exento de humor por los últimos años de la década de los sesenta.

La serie que ahora está instalada en la cúspide sufrió un espinoso periplo desde que Miguel Ángel Bernardeau perfiló el proyecto. Fue hace siete años, cuando Fernández estaba enfrascado en la telecomedia de Antena 3 Los ladrones van a La Oficina. Emprendieron gestiones en varias televisiones, incluidas las privadas, ofreciendo el proyecto y no hubo respuesta. 'Los primeros que la vieron fueron los de Televisión Española', recuerda Fernández.

La serie se paseó hace siete años por las televisiones sin que ninguna la comprara

'Cuéntame abrió un camino y los caminos nuevos siempre son difíciles. Lo habitual es que, si se hace una serie de toreros, todas las televisiones hagan series de toreros; si es una de circo, todas de circo. Esto era un mundo totalmente nuevo. Tocamos cosas muy profundas de la gente. Era meter la mano en el plato del mastín; y te la podía arrancar'.

El proyecto requería mucha documentación y una ardua tarea de investigación. Incluso los partidos políticos aportaron datos que han sido amasados posteriormente por un equipo de guionistas encabezado por Eduardo Ladrón de Guevara. 'Se ha pedido opinión a mucha gente y se han contrastado pareceres'. Para recomponer aquellos tiempos han desempolvado imágenes del No-Do, rescatado periódicos de las hemerotecas y conversado con cientos de personas anónimas que pasaron su juventud en esos atribulados años para recoger sus sensaciones, experiencias e impresiones.

Para dar más realismo a la serie, el director ha optado por trufar las grabaciones con aquellas imágenes reales en blanco y negro que, al fin y la cabo, no dejan de ser 'el acervo cultural de este país'. Estos montajes, al estilo Forrest Gump, introducen la interpretación de hoy en la vida antigua, un proceso que ofrece miles de posibilidades y ventajas. La primera: 'Poder revivir una época lejana y traer aquel tiempo a la actualidad'. La última: 'Los extras no cobran'.

Con estos elementos se ha recreado la vida de los Alcántara, una familia de clase media en la que se reflejan 'unas costumbres que no eran la realidad oficial, sino esa cultura subyacente, por debajo de la oficial, que es lo que salva siempre a los países. Porque a los países no se les puede doblegar: Siempre tienen un latido'.

Este viaje sociológico por la historia reciente tiene algunas pinceladas arqueológicas. 'A los actores más jóvenes se les explica muy bien las cosas para que sepan cómo era el mundo en esos años. Ven asombrados un molinillo de café o una máquina de coger puntos de las medias. Para ellos es una cosa de Marte'.

Todos estos ingredientes han hecho de Cuéntame cómo pasó la serie más premiada por los profesionales de la televisión. Ayer, a las diez de la mañana, después de una noche triunfal y con el hombro lesionado a causa de un accidente rocambolesco, Tito Fernández y su equipo estaban ya rodando el capítulo 26º en una nave industrial a las afueras de Madrid. 'Vamos pillados de tiempo', confiesa mientras reparte méritos entre la plantilla de actores: Imanol Arias, 'fenomenal'; Ana Duato, 'genial'; María Galiana, 'inmensa'; los jovenes actores, 'estupendos'. Sin olvidar las 'enriquecedoras' colaboraciones de Fernando Fernán-Gómez, Tony Leblanc o Pepe Sancho, que contribuyen a que la serie 'se haga grande y enraíce en el pueblo'. Cuéntame terminará en junio, tras 32 episodios, y regresará en septiembre. 'Si seguimos a este ritmo, llegaríamos al año actual en 2017', bromea su director.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de abril de 2002