Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vilassar de Dalt reabre el restaurado teatro de 1881 de Rafael Guastavino

En la inauguración se homenajeó al arquitecto Ignasi de Solà-Morales

Con la inauguración ayer de la rehabilitación del teatro La Massa, de Vilassar de Dalt (Maresme), cerrado desde hace años, se recupera la única cúpula que existe en Cataluña del arquitecto valenciano Rafael Guastavino, que alcanzó el éxito en Estados Unidos patentando el sistema de bóveda catalana tabicada con la que construyó un millar de edificios. La inauguración, en la que se volcó la población de Vilassar de Dalt, sirvió también para homenajear al fallecido arquitecto Ignasi de Solà-Morales, que intervino en la restauración.

Las notas de una sonata para flauta y piano del compositor argentino Carlos Guastavino, nieto de Rafael Guastavino, intepretada por el flautista Anton Serra y el pianista Cecilio Tieles, puso el toque musical a una inauguración presidida por Fernando Nasarre, director general de la Vivienda, Arquitectura y Urbanismo del Ministerio de Fomento. Nasarre destacó en su parlamento que La Massa 'no es sólo un teatro, sino una gran obra arquitectónica'.

La restauración del teatro, cerrado desde hace más de una década, ha costado 2,4 millones de euros (400 millones de pesetas) y ha sido realizada por el equipo de arquitectos que reconstruyó el Liceo, el fallecido Ignasi de Solà-Morales, Lluís Dilmé y Xavier Fabré.

El director general de Promoción Cultural de la Generalitat, Vicenç Llorca, hizo un símil entre el esfuerzo realizado por los responsables de la reapertura del teatro, que estuvieron trabajando hasta horas antes de la entrada oficial en el recinto de las autoridades, los actores y los vecinos de la población -el Ayuntamiento envió una invitación para la inauguración a cada familia de la localidad-, y el espíritu cultural que existía entre los catalanes cuando las instalaciones se inauguraron a finales del siglo XIX. 'Somos herederos de las ganas de abrirse a Europa y al mundo que entonces tenía la sociedad, y esto se demuestra con la conmemoración, este año 2002, de los años Verdaguer y Gaudí'.

La cuidada restauración ha ampliado el espacio útil del teatro en 200 metros cuadrados, que se reparten entre una planta circular, en la que se han conservado las columnas de hierro originales, y los dos pisos de palcos, todos equipados con butacas de último diseño que contrastan con los detalles originales que aún se conservan.

Anoche, el teatro acogió la primera representación teatral después de casi 20 años. Fue la obra de Montse Cornet Revisió anual, con las actrices Teresa Cunillé, Mercè Comes y Mercè Bruquetas, natural de Vilassar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de abril de 2002