EL UNIVERSAL | REVISTA DE PRENSAOpinión
i

Ahora, restañar las heridas

Es de la mayor importancia encontrar una salida sensata al escándalo que suscitó la revelación que hizo el jefe de Estado cubano, Fidel Castro, de la conversación telefónica con el presidente Vicente Fox el pasado 19 de marzo. No tiene sentido continuar una polémica que sólo contribuye a fomentar un innecesario distanciamiento entre ambos Gobiernos. Este año se cumplirá un siglo desde que se formalizaron los vínculos diplomáticos entre ambas naciones, hecho que debería colocarse por encima de diferencias políticas coyunturales. (...)

Normalizar las relaciones diplomáticas con la isla caribeña es un asunto estratégico, por el impacto que tiene el proceso cubano en la historia contemporánea de América Latina. No se trata de ver quién pierde más, con un eventual rompimiento de los vínculos diplomáticos, sino de que no haya discrepancias inmanejables. (...) El Gobierno mexicano tiene la obligación de dar ejemplo de lucidez en el campo internacional, por su nivel de liderazgo en el subcontinente. Debe buscar mecanismos que conduzcan a la normalización de las relaciones con la isla, aun cuando el presidente Castro no diera signos de querer llegar a un arreglo satisfactorio. Es irrefutable que los dos mandatarios actuaron de manera errática, situación que no conviene magnificar sino atemperar, para evitar más desgastes que todavía ahora pueden evitarse. (...) Es imperativo restañar las heridas que deja el episodio de la llamada telefónica grabada de manera subrepticia por el Gobierno de La Habana, y evitar un distanciamiento que finalmente nadie desea. (...)

México D. F., 24 de abril

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 24 de abril de 2002.

Lo más visto en...

Top 50