Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jesús Gil abandona la cárcel tras pagar una fianza de 700.000 euros

El juez fija altas cauciones que los demás implicados no habían podido reunir ayer

El presidente del Atlético de Madrid y alcalde de Marbella, Jesús Gil, abandonó ayer la prisión de Alcalá-Meco horas después de que sus abogados depositaran el aval bancario de los 700.000 euros (116,5 millones de pesetas) de fianza que le impuso el juez Juan del Olmo para eludir la prisión en la que ingresó hace una semana. A su salida de la cárcel, Gil dijo haberse 'alegrado' de su estancia en esa prisión, porque, según dijo, 'aquí hay humanidad', le han tratado 'muy bien' y la gente 'es estupenda'. Por consejo de su abogado declinó hacer comentarios sobre el proceso.

Junto a Gil, el juez decretó fianzas de 450.000 euros (75 millones de pesetas) para el contable Manuel Castel y el gerente de Urbanismo de Marbella, Juan Antonio Roca, y de 300.000 euros (50 millones de pesetas) para el gerente de contratas 2000, José Luis Jiménez, y el antiguo asesor jurídico de Gil José Luis Sierra.

Castel, a quien la Fiscalía acusa de ser el contable del supuesto entramado financiero creado para el desvío de fondos, fue al último al que se le fijó una fianza, ya que el juez volvió a tomarle declaración ayer.

El juez de la Audiencia Nacional que investiga la supuesta malversación de 27 millones de euros del ayuntamiento de Marbella levantó ayer la prisión incondicional de Gil, así como de los demás imputados, cuando comparecieron en el juzgado los testigos que había citado la semana pasada y que no se presentaron.

No obstante, demoró la imposición de la fianza de 450.000 euros al supuesto contable Manuel Castel hasta después de volverle a tomar declaración. Castel comunicó al juzgado que no tenía posibilidad de abonar ayer la fianza, por lo que estaba previsto su regreso desde la Audiencia Nacional a la prisión de Alcalá-Meco.

A primera hora de la tarde y tras conocer el nuevo auto en el que el juez Del Olmo fijaba las fianzas, los abogados Horacio Oliva y Pablo Jiménez de Parga salieron de la Audiencia a tramitar los avales bancarios para hacer garantizar las cantidades.

Sobre las 15.30 horas, uno de los hijos del alcalde de Marbella, Óscar Gil, presentó en la Audiencia Nacional el aval reunido para hacer frente a la misma. Óscar Gil se mostró confiado en que el juez la aceptaría y que su padre podría salir de la prisión madrileña de Alcalá-Meco a lo largo de la tarde.

El nivel en la trama

Para la fijación de las fianzas, el juez tuvo en cuenta, según dice en su resolución, 'el presunto nivel de implicación en la trama investigada, las situaciones personales y profesionales de todos ellos, sus relaciones actuales con el entramado societario objeto de la investigación, la supuesta capacidad económica de cada uno de ellos y el factor de riesgo que intenta evitarse de sustracción a la acción de la Justicia.

Anoche, sin embargo, al cierre de esta edición, sólo Jesús Gil había logrado salir de la prisión de Alcalá-Meco. De los siete imputados inicialmente, el juez decretó el pasado viernes la prisión eludible mediante fianza de 150.000 euros (25 millones de pesetas) de Eduardo Gonzálvez y Francisco Javier Herrera.

A su salida del centro penitenciario, en el que ha permanecido incomunicado desde el martes al viernes pasados y de forma incondicional hasta que el juez terminó ayer las sus primeras diligencias de investigación, Gil declinó hablar del caso Marbella por consejo de su abogado, Horacio Oliva, aunque dijo que lo hará en los próximos días.

Sin embargo, el próximo jueves día 25 Gil se sentará en el banquillo de los acusados para ser juzgado por el denominado caso Atlético, relativo a las supuestas irregularidades durante la conversión del club en sociedad anónima deportiva. La Fiscalía Anticorrupción pide para Gil un total de 17 años de prisión en este proceso, en el que también están encausados su Miguel Ángel y el vicepresidente del club,Enrique Cerezo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de abril de 2002