Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los decanos de Veterinaria se rebelan por la creación de una nueva facultad en la Alfonso X

Las universidades públicas consideran que la privada no tendrá la calidad que exige la UE

La aprobación de una nueva Facultad de Veterinaria en la Universidad privada Alfonso X el Sabio en Madrid ha levantado ampollas dentro del ámbito académico y profesional. Los decanos de las nueve universidades públicas que imparten esta carrera se han puesto en pie de guerra porque consideran que la profesión ya está saturada y la universidad no será capaz de satisfacer las directrices que la UE recomienda para esta titulación y de formar a profesionales con garantías de calidad.

La aprobación de una nueva Facultad de Veterinaria en la Universidad privada Alfonso X el Sabio en Madrid ha levantado ampollas dentro del ámbito académico y profesional. Los decanos de las nueve universidades públicas que imparten esta carrera se han puesto en pie de guerra porque consideran que la profesión ya está saturada y la universidad no será capaz de satisfacer las directrices que la UE recomienda para esta titulación y de formar a profesionales con garantías de calidad.

España es el país de la UE que más veterinarios forma: de los 35.311 alumnos que había en Europa en el curso 199/2000, casi un tercio (11.498) estaban estudiando en alguna de las 10 universidades que ofrecen esta titulación en nuestro país (nueve públicas y una privada en Moncada), según la Asociación Europea de Centros de Enseñanza Veterinaria. Sin ir más lejos, este curso, las universidades públicas ofrecieron casi 1.200 plazas de nuevo acceso. Aun así muchos alumnos se quedaron fuera. Muestra de ellos son las notas de corte que para el presente curso oscilaron en las universidades de todo el país entre el 5,92 en la Universidad de Cáceres y el 7,29 en la Complutense.

Informe favorable

El Gobierno de Madrid, que aprobó el pasado jueves en consejo de gobierno, la implantación de esta licenciatura en la Alfonso X el Sabio (una universidad privada que cuenta con unos 10.000 alumnos) justifica en la alta demanda de estos estudios (la Complutense ofrece una plaza por cada seis solicitudes que recibe) la necesidad de crear una segunda facultad en la región. Además, está de su lado la Comisión de Coordinación del Consejo Universitario de la Comunidad de Madrid (en la que están todas las universidades públicas de la región), que el pasado 21 de marzo aprobó por unanimidad un informe favorable a la creación de esta titulación.

Aun así, los decanos de las nueves universidades públicas están absolutamente en contra de este nuevo competidor. Así lo pusieron de manifiesto en una reunión conjunta que tuvieron el pasado martes en la que también estaba el presidente del Consejo General de Veterinarios, Juan José Badiola. 'Dudo de que la nueva universidad pueda ofrecer una buena formación a los futuros veterinarios a no ser que les cobre más de 2,5 millones de pesetas al año. Si no es imposible que cumplan con las directrices europeas de formación', asegura Manuel Rodríguez, decano de Veterinaria en la Complutense.

Porque Veterinaria, no es sólo una de las carreras más deseadas entre los estudiantes, sino también una de las más caras. Y más todavía desde que aspiran a cumplir los requisitos de homologación de la UE: que van desde una reducción del número de alumnos por profesor (España, tras Bélgica e Italia, es el país que tiene la ratio más alta en la UE), hasta una serie de instalaciones muy costosas, animales de experimentación y una actividad mínima en consulta clínica. Tan sólo la Complutense y la Autónoma de Madrid han conseguido esta homologación, y las siete públicas restantes están en trámites. 'Cuando las recomendaciones de Bruselas pasen a ser órdenes, los títulos de licenciados expedidos en las condiciones actuales no serán convalidados', asegura Rodríguez.

Pero los decanos y profesionales de Veterinaria no sólo ven este problema en la creación de una nueva facultad. También razonan con la saturación que hay ya en el mercado de estos profesionales. Según sus cálculos, actualmente hay unos 20.000 veterinarios formados y cada año se incorporan casi 1.300 a la profesión. Por tanto en 2010, habrá casi 13.000 nuevos veterinarios y se habrán jubilado tan sólo 400. Lo que provocará que en tan sólo 10 años el 50% de los alumnos formados no podrán trabajar en este campo.

Sin embargo, la Universidad Alfonso X el Sabio está convencida de que la oposición que ha provocado su nueva titulación es tan sólo una cuestión de 'gremialismo rancio y localista' y que responde más a un 'intento por defender su coto'. Su secretario general, Antonio Belver, asegura que la facultad (que ofrecerá el próximo curso un centenar de plazas con una matrícula de unos 800 euros mensuales) está más que capacitada para ofrecer una buena formación. 'Pero si tenemos el informe favorable tanto de la Consejería de Educación como de la comisión de coordinación', exclama. 'Nos parece bueno que los estudiantes puedan seguir su vocación. Cuando tengan el título, el mercado ya decidirá si son competentes o no para competir con los formados en otros centros', mantiene.

España se convertirá el próximo curso, con sus 11 facultades de Veterinaria, en el país de la UE con más centros para esta titulación. Badiola anuncia: 'A la vista de los tiempos que corren y la actitud tan poco responsable del Gobierno de Madrid, el Colegio profesional de Veterinarios empezará a trabajar por la línea de la acreditación. Porque no podemos permitir que temas tan serios como la seguridad alimentaria pública y animal se dejen en el futuro en unas personas formadas en universidades que no ofrecen las garantías mínimas'.

Menos trámites con la LOU

Tras la reforma universitaria no es necesario que el Consejo de Universidades informe sobre la implantación de una nueva titulación en una universidad determinada. Ahora son las comisiones de coordinación de los consejos universitarios autonómicos, cuando los hay, los que hacen este informe prescriptivo pero no vinculante, antes de que los Ejecutivos regionales tomen una decisión. ¿Significa esto que las comunidades autónomas pierden de vista la radiografía nacional y basan sus decisiones únicamente en criterios puramente localistas cuando implantan una nueva carrera? 'De ninguna manera', aseguran fuentes del Consejo de Universidades, que próximamente se convertirá en el Consejo de Coordinación Universitaria, según prevé la LOU. Y añaden: 'El trámite se ha suspendido a petición unámine de las autonomías porque ralentizaba demasiado la posibilidad de implantar una nueva titulación'. Según estas mismas fuentes, las comunidades 'no pierden nunca de vista el panorama nacional' porque la subcomisión del Consejo de Universidades sigue emitiendo este informe y lo pone a disposición de los Gobiernos autónomos. Según los decanos de las nueve universidades públicas que ofrecen Veterinaria, la falta de coordinación ya se venía produciendo incluso antes de la aprobación de la LOU. Y muestra de ello es la aprobación por parte del Gobierno valenciano en 1996 de la implantación de la titulación de Veterinaria en la universidad privada o en la Universidad Cardenal Herrera-CEU en Moncada con el informe desfavorable del Consejo de Universidades. Este problema no ha hecho sino acrecentarlo la LOU, a ojos de los veterinarios. 'Ahora para aprobar una licenciatura lo único que es necesario es que un señor de turno convezca al consejero de Educación de una comunidad. Y en ese sentido el Gobierno de Madrid ha cometido una gran irresponsabilidad', Juan José Badiola, presidente del Consejo General de Veterinarios de España y ex rector de la Universidad de Zaragoza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de abril de 2002

Más información