Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llamadas sin sanciones

Los dispositivos 'sin manos' son la única alternativa para poder utilizar el teléfono móvil en el coche sin correr el riesgo de ser sancionado. Las multas pueden llegar hasta 301 euros.

Hablar por el teléfono móvil mientras se conduce puede acarrear una multa de hasta 301 euros. La nueva Ley de Tráfico prohíbe su uso, incluso con cascos específicos o estando parado en el arcén. Y lo tipifica como falta grave. Antes tampoco se permitía, aunque la única advertencia genérica establecida sancionaba la utilización de auriculares acoplados a aparatos receptores o emisores de sonido (radio, casetes, CD...). Pero ahora quienes no puedan prescindir del móvil en el coche sólo tienen una alternativa: montar un sistema que permita hablar sin apartar las manos del volante.

Una legislación confusa

Aunque la ley establece claramente lo que no hay que hacer, habrá que seguir temiendo la sanción: la Administración no ha definido las características técnicas necesarias para homologar estos dispositivos. Los fabricantes elaboran sus productos siguiendo las normas de la UE, que sólo recogen el uso del espectro radioeléctrico y las medidas que protegen al usuario de las emisiones de los aparatos. Además, tampoco está claro si el conductor puede pulsar un botón que no esté situado en el volante para iniciar una comunicación o sólo está permitido que se realice de forma automática.

Marcas y modelos

El kit manos libres debe ser específico para cada terminal, y aunque hay modelos universales, los más asequibles no ofrecen la calidad deseable. De momento se ofrecen tres sistemas diferentes. El más sencillo no necesita instalación: basta con enchufar el cargador al mechero y colocar el micrófono en el salpicadero. Hay otro más complicado que ya requiere instalación, pero sólo deja a la vista el micrófono y el soporte del teléfono: la toma de corriente se conecta a la batería; los cables de sonido, a los altavoces del equipo de música, y utiliza la antena del coche para aumentar la calidad del sonido. La tercera opción es la que viene con el vehículo, que por el momento sólo se ofrece en los de gama alta. Y para este año se espera la llegada del sistema de conexión inalámbrica Bluetooth, que también incluye acceso a Internet, servicio de fax, etcétera.

CON EL TELÉFONO AL VOLANTE

- Factor de riesgo Conducir y hablar por teléfono aumenta entre cuatro y nueve veces el riesgo de accidente según un estudio de Unespa, la patronal de los seguros. - Pérdida de atención Marcar un número puede distraer la atención durante 10,6 segundos, según la OCU. Y si se viaja a 120 km/h, en ese tiempo se recorren 356 metros. Si el número está memorizado, las cifras se reducen a 1 segundo y 33 metros. - Causa de accidentes Según la DGT, el 30% de los accidentes se debe a distracciones del conductor. Las más habituales: hablar con el acompañante, manipular el equipo de música, apagar un cigarrillo y utilizar el móvil. - Señales que no se ven Un conductor que habla con su móvil en mano no aprecia el 42% de las señales de tráfico. Con un manos libres baja al 25%, y con reconocimiento de voz, al 12%, según la OCU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de abril de 2002

Más información