Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno central multa a cuatro responsables del comité laboral de la base de Rota por las movilizaciones

Cuatro responsables del comité laboral de la base naval de Rota (Cádiz) han sido sancionados por la Subdelegación del Gobierno central con multas de entre 1.200 y 2.700 euros en respuesta a las movilizaciones desarrolladas por los empleados civiles españoles en las semanas previas a la firma del acuerdo bilateral de defensa entre España y EE UU. Con las acciones, los trabajadores reclamaban que el convenio recogiera una solución a las peticiones de mejora salarial y laboral que demandan desde hace dos años y medio.

Los trabajadores habían provocado concentraciones semanales en las puertas de acceso al recinto militar y paros parciales con una periodicidad quincenal. Según la información facilitada por el comité, han sido multados el secretario, el tesorero, el vicepresidente y el presidente de este organismo. Se da la circunstancia de que uno de ellos -el vicepresidente, Jesús María Serrano- no participó en las protestas por encontrarse de baja por enfermedad.

El presidente del comité, Julio Malvido, aseguró que todas las movilizaciones, 'excepto una', habían sido 'notificadas y autorizadas' por la Subdelegación del Gobierno. Malvido explicó que, 'de manera sigilosa', la subdelegada, Rocío Roche, ha tramitado las sanciones, 'sin advertencia previa'. Con las sanciones, según el comité, el Gobierno pretende 'descabezar' las movilizaciones de los 1.200 trabajadores, aunque Malvido advirtió que 'no lo van a conseguir'.

Se trata de la segunda ocasión en que la Subdelegación del Gobierno actúa contra los responsables del colectivo. En el año 2000 los responsables del comité recibieron multas y denuncias en el juzgado por el desarrollo de acciones de protesta en las puertas de la base naval.

La acción de la Subdelegación del Gobierno contrasta con la llamada a la tranquilidad que hicieron días antes las presidentas regional y provincial del PP, Teofila Martínez y María José García Pelayo, respectivamente. Las responsables populares pidieron a los empleados un clima de tranquilidad para facilitar las negociaciones entre ambos países.

El PSOE de Cádiz mostró ayer su rechazo 'al trato' que el Gobierno central da a los trabajadores civiles de la base. Según explicó el secretario provincial, Francisco González Cabaña, el Ejecutivo de Aznar pretende 'medrar' acallando a los trabajadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de abril de 2002