Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El saudí detenido cobijó al cofundador de Al Qaeda tras los atentados de Kenia y Tanzania

Luxemburgo congeló las cuentas de Ahmed Brahim después del ataque del 11-S

El saudí detenido el pasado domingo en Barcelona cobijó en su casa de Palma de Mallorca a uno de los cerebros de los atentados contra las Embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania, perpetrados el 7 de agosto de 1998, en los que murieron 224 personas. Ahmed Brahim, de 57 años, supuesto tesorero de Al Qaeda en España, alojó del 9 al 13 de septiembre de ese año a uno de los cofundadores de Al Qaeda, Mamdouh Mahmud Salim, Abu Hajer al Iraqi, quien fue detenido a los tres días en Grüneck (Alemania), según fuentes de la investigación.

La Guardia Civil está investigando la documentación incautada en el domicilio de Brahim, así como los movimientos de dinero y de sus empresas. Las autoridades de Luxemburgo ya bloquearon a finales de 2001, tras los atentados del 11-S, cuentas del detenido en Barcelona 'por sospechas de implicación en actividades islamistas radicales'.

Brahim, súbdito saudí y no ciudadano argelino como se dijo el domingo, recibió en su ático del Paseo Gabriel Roca a Abu Hajer el 9 de septiembre de 1998, según fuentes de la investigación. Por esas fechas, Brahim era el administrador único de Nora Yatchting, SL, una empresa de compraventa de embarcaciones deportivas. Hajer abandonó la casa el 13 de ese mes y se ambarcó en uno de los vuelos que a diario salen de Mallorca a Alemania.

La policía germana detuvo a Abu Hajer el día 16 de ese mismo mes en Grüneck y durante los días siguientes lo interrogó, sin obtener de él nada más que engaños, como posteriormente reconoció el FBI. Esta agencia estaba embarcada en lo que, hasta los atentados del 11-S, calificaba como 'la mayor investigación jamás puesta en marcha por el FBI'. El objetivo era detener a los culpables de los atentados contra las embajadas de Estados Unidos en Dar-es-Salam (Tanzania) y Nairobi (Kenia), dos grandes explosiones que dejaron 224 muertos y más de 4.000 heridos.

El FBI y la fiscalía de Nueva York creen que Abu Hajer fue uno de los cerebros organizativos y financieros de dichos atentados. En la agenda que le fue incautada durante su detención, las autoridades alemanas encontraron un número de teléfono de Palma de Mallorca que correspondía al ático de Brahim.

Este descubrimiento fue hecho cuando el detenido en Barcelona ya no se dedicaba a lo mismo. A finales de 1999, Brahim disolvió la sociedad Nora Yachting, que fue liquidada con cuantiosas pérdidas. Hace aproximadamente un año se instaló en el piso de Sant Joan Despí, de donde, supuestamente, pensaba marcharse en breve. Desde la vivienda de la calle de Margarita Xirgu, Brahim supuestamente controlaba un nodo informático desde el que, a través de Internet, manejaba la parte española de las finanzas de Al Qaeda y presuntamente hacía labores de adoctrinamiento y proselistismo en favor de las reivindicaciones de Bin Laden.

Liquidación de bienes

La Guardia Civil tiene consancia de que Brahim pensaba abandonar el país, habida cuenta de que estaba haciendo gestiones para proceder a la liquidación de las deudas, alquileres y otros asuntos que tenía en España. El supuesto destino era Arabia Saudí, uno de los países a los que más veces ha viajado y en el que más se suele demorar. Su mujer, Elena Pirjo, ha declarado que su marido estaba informatizando la mezquita de Medina. Los servicios de información del instituto armado consideran que la verdadera labor del detenido consistía en la constitución, gestión y posterior cierre de empresas para financiar las actividades de los grupos islámicos radicales internacionales vinculados a la red de Osama Bin Laden.

La Guardia Civil cree que el verdadero fin de las empresas de Brahim 'era el usarlas para hacer circular el dinero', ya que, como supuesto tesorero de Al Qaeda en España, era un recaudador y un enlace de la trama. Por ello y porque ya le fueron congeladas las cuentas que estaban a su nombre en Luxemburgo, se ha solicitado al juez el bloqueo de las cuentas que figuren en España a nombre del detenido.

Los investigadores tratan de averiguar si Brahim mantuvo contactos con miembros de otras tramas islamistas radicales desarticuladas en España e incluso si tuvo algún tipo de encuentro en Barcelona o Tarragona con Mohamed Atta, uno de los pilotos suicidas que atentaron contra las Torres Gemelas de Nueva York.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de abril de 2002