Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno recurre la libre colegiación en Andalucía pese a que aprobó una norma similar para médicos militares

El Gobierno aprobó en 1999 una ley que eximía de la colegiación obligatoria a los médicos militares, en tanto que ahora recurre ante el Tribunal Constitucional una medida similar de la Junta en la que ésta establece la libre colegiación para los profesionales sanitarios que trabajen en exclusiva para la Administración.

También en el País Vasco y La Rioja existen normas similares a la aprobada por la Junta y tampoco el Gobierno las ha recurrido. Y en Canarias, una disposición adicional del 27 de marzo pasado a la ley 2/2002, explicita y regula que 'los médicos que trabajen en exclusiva para la Administración quedan eximidos de la obligación de colegiarse'.

Tantos argumentos dieron pie ayer al titular de Salud andaluz para criticar la decisión gubernamental. Francisco Vallejo la tildó de 'lamentable'.

La ley que, según Vallejo, deja en evidencia al Gobierno es la 17/1999, de 18 de mayo, que regula el Régimen del Personal de las Fuerzas Armadas. En su artículo 24, capítulo I, título IV, dice, textualmente: 'La capacidad profesional específica de los militares de carrera para ejerce las competencias correspondientes a cada puesto orgánico se determinará por los cometidos de los miembros de su Cuerpo, por las facultades atribuidas a los miembro de su Escala y por su empleo. Dicha capacidad habilita, conforme a los títulos de enseñanza militar y los académicos y profesionales que se posean, a los que se integran en cada Cuerpo y Escala para el ejercicio de sus competencias y el desempeño de sus cometidos en el ámbito de las Fuerzas Armadas, sin que sea necesario ningún otro requisito de colegiación profesional, inscripción en Registros u homologación de los citados títulos'. Un párrafo, sin duda polémico que ha servido al responsable de la sanidad andaluza para criticar una vez más al Gobierno.

En respuesta parlamentaria a una pregunta del PP, Vallejo insistir en su crítica y dijo que no entendía 'cómo podía ejercerse tanto cinismo y desfachatez', presentando un recurso contra la norma andaluza cuando se había permitido la misma disposición en otra comunidades. 'Terminará haciendo el ridículo con el Tribunal Constitucional si sigue adelante con el recurso', concluyó el titular de Salud andaluz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de abril de 2002