Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos ediles de Sevilla se insultan y provocan un altercado en el pleno

El PP pide el cese del concejal de Seguridad Ciudadana y el PSOE rompe relaciones

Una moción del PP sobre Policía Local en el pleno del Ayuntamiento de Sevilla devino ayer en un agrio altercado entre concejales populares y el delegado de Seguridad Ciudadana, el socialista José Gallardo. Éste recriminó al grupo popular que critique las carencias de la Policía Local y, a su vez, 'exige agentes para que se pongan a su lado y lo escolte'. La utilización de un tema tan espinoso como la protección de concejales ante el terrorismo indignó a los populares, que llamaron 'sinvergüenza' a Gallardo. El portavoz del PP, Jaime Raynaud, pidió 'el cese fulminante' del delegado socialista.

Uno de los plenos más rápidos y con menos contenido del Ayuntamiento de Sevilla en lo que va de mandato, en el que incluso PP y PSOE se habían puesto de acuerdo en una moción para impulsar la fusión de las cajas de ahorros sevillanas, terminó ayer como el rosario de la aurora. El desarrollo lógico de la sesión plenaria se quebró cuando, en el debate de una de las últimas mociones, el delegado de Seguridad Ciudadana, el concejal socialista José Gallardo, abrió la caja de pandora.

El edil popular Ignacio Flores defendía la necesidad de realizar obras urgentes en la comisaría de Policía Local de Los Remedios. Gallardo, acosado en los últimos meses por las denuncias de falta de medios que sufren los agentes realizadas por el PP y por uno de los sindicatos policiales, estalló en su respuesta y recriminó a los concejales populares que critiquen esas carencias cuando tantas veces piden escoltas y contravigilancia, tareas a las que hay dedicadas unos 100 agentes.

Dos de los concejales del PP, el portavoz adjunto, José María Pareja, y Ricardo Villena, se levantaron y abandonaron el salón de plenos mientras llamaban 'sinvergüenza' a Gallardo. Villena incluso se acercó al banco que ocupa el edil socialista y se encaró con él. El alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, consiguió poner orden tras mantener una breve conversación privada con Jaime Raynaud.

A la salida del pleno, el portavoz del PP reclamó el 'cese fulminante' del concejal de Seguridad Ciudadana 'por su salida de tono y por ser incapaz de debatir con mesura'. A su juicio, Gallardo rozó 'la vileza moral, pretendiendo involucrar un tema tan difícil y de tanta gravedad como la seguridad personal de los concejales en un debate sobre infraestructuras de la Policía Local'.

La portavoz socialista, Evangelina Naranjo, pidió la recuperación del consenso en un tema tan delicado y lamentó que se hubiera roto 'un pacto de silencio' que, al respecto, mantenían todos los partidos. Sin embargo, su grupo, en un comunicado público posterior al pleno, anunció su ruptura de relaciones institucionales con el PP 'mientras no rectifique' unas actitudes que el PSOE considera 'deleznables'.

En respuesta, el PP puso ayer por la tarde a disposición del alcalde los servicios de escolta que actualmente reciben para que Monteseirín dedique esos agentes a lo que 'le parezca oportuno'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de marzo de 2002