Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La publicidad dada a la boda real suscita unánimes elogios en Marruecos

Mohamed VI, a diferencia de su padre, ha anunciado su boda, ha desvelado la identidad de su novia y ha empezado a filtrar algunos datos biográficos sobre su prometida, con la que contraerá matrimonio religioso hoy en el palacio real de Rabat. Estas iniciativas suscitaron ayer numerosos elogios de la prensa marroquí, empezando por los diarios socialistas Libération y Al Ittihad al Ichtiraki. Esta ruptura con la tradición es una 'revolución' que se enmarca en la 'modernidad' preconizada por el soberano, escribe el primer rotativo, mientras el segundo agradece al monarca en un editorial 'hacer avanzar firmemente a Marruecos hacia un mañana mejor'.

'Mohamed VI desea instaurar otra forma de vivir, más acorde con su tiempo y con los valores universales que él promueve con paciencia en Marruecos desde que es príncipe heredero', asegura, por su parte, el periódico L'Economiste, cercano a la patronal. El principal rotativo marroquí, Al Ahdat Al Magribia, deja entrever un deseo en su portada: que, con motivo de la boda, Mohamed VI se reúna con los responsables de la prensa de su país. Hasta ahora, recuerda, sólo publicaciones francesas, norteamericanas y árabes han sido recibidas por el rey.

MÁS INFORMACIÓN

El palacio real brindó ayer otra prueba de la 'modernidad' que alaba la prensa marroquí al suministrar una fotografía del rey con su novia que publicarán hoy todos los periódicos. Los marroquíes descubrirán, por fin, el rostro de la futura esposa del monarca sobre la que ayer empezaron a conocer algunos detalles biográficos. La distribución de la fotografía quiebra también una tradición. Lalla Latefa, esposa de Hassan II y madre del actual rey y de sus hermanos, nunca ha aparecido en los retratos oficiales ni en televisión.

Desde que, en octubre, se anunciaron los esponsales algunos diarios extranjeros y la televisión pública francesa han difundido una fotografía de Salma Bennani tomada, aparentemente, hace dos años por uno de sus compañeros de clase. La Casa Real marroquí nunca ha confirmado ni desmentido la autenticidad de esta instantánea.

A pesar de que un comunicado anunció el martes las fechas de la ceremonia religiosa y de la celebración, a partir del 12 de abril en Marraquech, de la boda, las principales casas reales europeas, incluida la española, seguían ayer sin haber recibido invitación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de marzo de 2002