Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig aplazará la subida de los peajes prevista para el 1 de abril y anuncia un pacto sobre Mollet y Rubí

El consejero de Política Territorial quiere iniciar el túnel de Horta el próximo año

Felip Puig, consejero de Política Territorial, anunció ayer a empresario del Vallès un acuerdo inminente sobre los peajes de Rubí y Mollet y que los peajes no subirán el 1 de abril. El acuerdo debe producirse el próximo martes. También aseguró que está decidido a que las obras del túnel de Horta empiecen antes de terminar la legislatura actual, que finaliza el año que viene. Paralelamente, el portavoz del PSC en el Parlament, Joaquim Nadal, exigía que el túnel del Pirineo para la línea de alta velocidad, previsto de peaje, sea público y exento de pago.

Se hizo esperar. Empresarios, alcaldes del Vallès y representantes de distintas entidades estuvieron desde las 12.00 hasta las 13.00 aguardándole, y al final apareció. Felip Puig estuvo en Sabadell para hablar de infraestructuras en el Vallès y anunció que antes de que acabe esta legislatura el Gobierno catalán tiene que 'llevar adelante el nuevo túnel de Horta', de acuerdo con los ayuntamientos.

En su opinión, 'los túneles de Vallvidriera han demostrado su utilidad como elemento dinamizador y estructurador del eje Terrassa-Rubí-Sant Cugat'. El de Horta, también de peaje, 'cumpliría la misma función en el eje Sabadell-Cerdanyola'. Según Puig, esta obra es una 'reivindicación compartida por los Ayuntamientos del Vallès Occidental'. Este túnel, precisó, no estaría 'ligado exclusivamente al transporte privado, sino completado con actuaciones en el transporte público', tal como reclama el PSC.

Los ayuntamientos del Vallès estarían de acuerdo, pero con matices. El de Sabadell, liderado por Manuel Bustos, del PSC, ha defendido el túnel si incluye transporte público. Cerdanyola siempre ha fruncido el ceño ante esta nueva obra y exige que el tramo que pase por la población sea soterrado, que haya un enlace entre la salida del túnel y la B-30 que conecta con la C-58, y que la salida del túnel en el barrio de Montflorit no implique un fuerte impacto medioambiental.

Puig anunció un acuerdo sobre los peajes de Rubí y Mollet, aunque rechazó precisar el contenido y remitió a la comisión creada por el Parlament para debatir sobre las tarifas de las autopistas. Puig se refería, aunque no lo dijo, al proyecto de crear un sistema de teletac que evite el pago a los residentes en estas localidades. Diversos miembros de la comisión negaron que este asunto se haya discutido en la comisión. Los diputados Manel Nadal (PSC), Joan Boada (ICV) y Jaume Oliveras (ERC) afirmaron que no rechazan una rebaja, aunque el problema esencial es establecer un modelo. La misma opinión es compartida por el representante de la Declaración de Gelida: 'La tarea de la comisión es decidir un modelo global y estable. Por lo demás, como si el consejero quiere suprimir todos los peajes. No vamos a quejarnos', dijo Jordi Carrillo.

El túnel del AVE

Mientras, en un encuentro celebrado en IESE, una cuarentena de empresarios catalanes pedían al conseller en cap, Artur Mas, mayor inversión en infraestructuras para mejorar la competitividad de sus compañías. Los ejecutivos coincidieron en señalar la falta de infraestructuras 'muy vitales para Cataluña', en referencia a la ampliación del puerto y del aeropuerto, además de la llegada del AVE, explicó Mas tras el encuentro. El conseller en cap añadió que los empresarios se mostraron partidarios, 'unánimemente', de que el aeropuerto de El Prat, que depende del Gobierno central, sea gestionado por las administraciones autonómica y local catalanas, y los agentes económicos implicados.

No sólo los empresarios se quejaron de la falta de inversiones del Gobierno catalán. El portavoz del PSC, Joaquim Nadal, le acusó de 'pasividad' ante la política centralista del PP en materia de infraestruturas. Nadal puso un ejemplo: el túnel para que el AVE cruce el Pirineo será de peaje al estar construido por una empresa mixta, pública y privada. 'Se trata del único tramo de peaje en los 7.200 kilómetros de alta velocidad previstos en toda España', dijo Nadal, que reclamó la revisión del modelo para que los usuarios no tengan que pagar un sobrecoste en el billete. Nadal denunció que la alta velocidad dejará aislada a Cataluña al no unirla ni con el norte, por el eje del Ebro; ni con el sur, por el corredor mediterráneo; ni por el norte, ya que no está previsto el tramo ente Perpiñán y Montpellier.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de marzo de 2002